Centro de Salud Montequinto

Inicio » Medicamentos

Archivo de la categoría: Medicamentos

La pastilla de la alergia

Seguro que muchos de nosotros hemos tomado en algún momento de nuestras vidas un antihistamínico, pero…. ¿qué es la histamina? ¿Es perjudicial? ¿Cómo funcionan los antihistamínicos? Pues en esta breve entrada vamos a intentar explicarlo.

Vamos a empezar comentando qué es la histamina. Es una sustancia que interviene en reacciones alérgicas, inflamación, en la secreción de ácido por el estómago y en la transmisión nerviosa.

Captura de pantalla 2019-05-26 a las 22.32.05.png

Los antihistamínicos se emplean en el tratamiento sintomático de la rinoconjuntivitis alérgica (estornudos, picor, secreción y congestión nasal, enrojecimiento ocular, lagrimeo) y de la urticaria (picor, enrojecimiento, disminución de las ronchas), donde la histamina se libera de forma descontrolada ante sustancias inofensivas. No son fármacos curativos, sino que solo sirven para aliviar los síntomas más molestos de la alergia.

Son unos de los fármacos más recetados, y existen dos grupos principales: los de “primera generación” o “clásicos”, y los de “segunda generación” o “no sedantes”. No hay mucha diferencia en eficacia, pero sí en efectos secundarios y especificidad.

Antihistamínicos de primera generación: Son capaces de entrar en el sistema nervioso central y son menos selectivos a la hora de “inutilizar” los receptores de histamina, por lo que tienen más efectos secundarios. Estos pueden ir desde somnolencia a aumento del apetito, estreñimiento o sequedad de boca. Normalmente hay que tomarlos varias veces al día porque el hígado los inactiva con bastante facilidad. Entre ellos se encuentran Fluidasa (Mepiramina, utilizado para disminuir la broncoconstricción en la bronquitis), Atarax (Hidroxicina, el más eficaz para el tratamiento del picor) y Polaramine (Dexclorfeniramina, el único antihistamínico inyectable comercializado en España), entre otros.

Antihistamínicos de segunda generación: tienen menos efecto sobre el sistema nervioso central y son más selectivos con los receptores H1, los responsables de la sintomatología alérgica, por lo que tienen menos efectos secundarios que los clásicos. Sin embargo, no están exentos de ellos, pudiendo provocar también algo de sueño, de sequedad de boca y de aumento del apetito, pero siempre en menor medida que los clásicos. Se usan tanto por vía oral como tópica. En este grupo se engloban Loratadina, Ebastina o Cetirizina.

Si tiene cualquier duda acérquese al Centro de Salud y pida una cita con su médico.

Yeray Mengual

Residente MFyC

Tipos y uso de inhaladores

Su médico le ha recetado un inhalador. Aunque su médico le haya explicado cómo usarlo, es posible que no sepa exactamente cómo hacerlo. O quizás lleva ya mucho tiempo usándolos, pero no está seguro de estar haciéndolo bien. ¿Qué era lo que había que hacer primero? ¿Cómo he de colocar el dispositivo? ¿Qué es un puff?… Por todas estas razones hemos creado una guía rápida de uso de inhaladores, que le permitirá saber los pasos básicos a seguir según el tipo de dispositivo que vaya a utilizar.

En primer lugar, ¿por qué un inhalador? ¿Por qué no una pastilla? La vía inhalatoria, al contrario que la oral, nos permite depositar el fármaco exclusivamente en el lugar en el que queremos que se produzca su efecto, que son las vías respiratorias. Además, de esta forma podemos conseguir el efecto deseado con una dosis menor de la que haría falta si el fármaco se tomara por vía oral (se perdería parte de la dosis al ser procesado por nuestro organismo). Al saltarnos este paso conseguimos una acción más rápida y menos efectos secundarios, pues el producto no actúa en más sitios que en los que deseamos.

El principal problema que nos plantea esta vía es conseguir una buena técnica de inhalación, pero para eso hemos creado esta entrada. La técnica depende del tipo de inhalador que vayamos a utilizar, y existen tres tipos básicos, según el sistema que utilicen para liberar la medicación:

ICP (Inhaladores de cartucho presurizado)

1

Los ICP son dispositivos que llevan el fármaco introducido en un cartucho presurizado. Cada vez que se presiona el cartucho, se libera una dosis fija a presión. Por tanto, no es necesario aspirar con fuerza, sino que debe hacerse SUAVE Y LENTAMENTE para evitar que el producto se quede impactado en nuestra boca.

Existen dos tipos distintos comercializados en España (convencionales y de partículas extrafinas), pero la forma de uso es prácticamente idéntica (solo se diferencian en un paso que explicaremos a continuación). Para usar un ICP debe:

  • Lavarse bien las manos.
  • Colocarse incorporado, ya sea sentado o de pie.
  • Quitar la tapa del inhalador.
  • Sujetarlo con el índice en la parte superior y el pulgar debajo, formando una L, con la boquilla en la parte inferior.
  • Mantenerlo vertical.
  • Agitarlo suavemente (salvo en las marcas MODULITE y ALVESCO, que no necesitan ser agitados).
  • Vaciar el aire de los pulmones completamente, de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, sellándola con los labios y tratando de no tapar la boquilla con la lengua.
  • Iniciar la inspiración de forma SUAVE Y LENTA, y justo DESPUÉS presionar la parte sobresaliente del cartucho mientras se sigue inspirando (la liberación de la dosis cuando pulsamos el cartucho es lo que llamamos “PUFF”, pues es el sonido que escuchamos).
  • Continuar inspirando hasta llenar pulmones.
  • Retirar el inhalador de la boca, y aguantar la respiración durante unos 10 segundos aproximadamente.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Esperar en torno a 30 segundos para repetir todo el ciclo si se debe hacer otra inhalación más.
  • Tapar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua SIN tragársela.

Si su uso es demasiado complicado, se puede emplear una cámara de inhalación.

CÁMARA DE INHALACIÓN

2

Es un dispositivo en el que se coloca el inhalador y que nos permite una mayor comodidad de uso, pues con ellos no es necesario coordinar la respiración con la activación del inhalador, y además disminuye la cantidad de producto que se queda en la boca. También conseguimos que llegue más cantidad de fármaco a las vías respiratorias más finas. Para usar un inhalador de cartucho presurizado con cámara de inhalación deberemos seguir los siguientes pasos:

  • Lavarse las manos
  • Colocarse incorporado, ya sea sentado o de pie.
  • Quitar la tapa del inhalador.
  • Agitar (NO si es MODULITE o ALVESCO)
  • Mantener el inhalador en posición vertical y acoplarlo a la cámara por la parte posterior.
  • Retirar el tapón de la boquilla de la cámara.
  • Vaciar todo el aire de los pulmones de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla de la cámara entre los labios y los dientes, englobándola con los labios y evitando que la lengua obstruya la apertura de la boquilla.
  • Pulsar UNA vez el dispositivo.
  • Realizar una inspiración profunda de forma LENTA y SUAVE.
  • Aguantar la respiración durante unos 10 segundos.

**Alternativa: si le cuesta aguantar la respiración o hacer una inspiración profunda, puede sustituir este paso por 5 inspiraciones normales SIN soltar la boquilla de la cámara.

  • Retirar la cámara de la boca.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Si debe realizar una inhalación adicional deberá esperar 30 segundos y después repetir el ciclo desde el paso 7.
  • Separar el inhalador de la cámara.
  • Tapar el inhalador.
  • Tapar la cámara.
  • Enjuagarse la boca con agua sin tragársela.
  • Limpiar la cámara.

INHALADOR DE NIEBLA FINA (RESPIMAT)

3

Estos inhaladores llevan la medicación disuelta dentro de un cartucho, y la liberan lentamente en forma de nube. Su modo de uso es muy similar al de los inhaladores de cartucho presurizado:

  • Lavarse bien las manos.
  • Posicionarse incorporado, tanto sentado como de pie.
  • Colocar el dispositivo en posición vertical, con la boquilla en la parte superior y con la TAPA CERRADA.
  • Girar la base MEDIA VUELTA en el sentido que marcan las flechas hasta oír un CLIC.
  • Abrir la tapa.
  • Vaciar completamente el aire de los pulmones, de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, evitando obstruirla con la lengua, y con cuidado de NO CUBRIR las válvulas de aire laterales.
  • Iniciar la inspiración de forma LENTA y SUAVE, y justo después pulsar el botón.
  • Llenar los pulmones completamente.
  • Retirar el inhalador de la boca.
  • Aguantar la respiración durante 10 segundos.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Si se debe realizar una nueva inhalación, esperar 30 segundos, tapar el dispositivo y repetir el ciclo.
  • Tapar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua SIN tragársela.

INHALADORES DE POLVO SECO

4

Estos dispositivos liberan el fármaco en forma de polvo, sin ninguna presión, por lo que para usarlos deberemos realizar una inhalación PROFUNDA Y POTENTE, pues de otra forma el fármaco no llegará a su sitio de acción. Existen muchas variedades, que se diferencian sobre todo en el sistema de carga de la medicación, pero la técnica inhalatoria es la misma en todos ellos.

IPS UNIDOSIS (HANDIHALER, BREEZHALER)

El medicamento va en cápsulas que deben cargarse en el inhalador antes de cada inhalación.

IPS MULTIDOSIS (TURBUHALER, ACCUHALER, GENUAIR, NEXTHALER, EASYHALER, TWISTHALER, NOVOLIZER, ELLIPTA, SPIROMAX, FORSPIRO)

Su diseño permite múltiples inhalaciones sin necesidad de cargar el dispositivo cada vez que se va a usar.

La técnica de inhalación es la siguiente:

  • Lavarse bien las manos.
  • Colocarse incorporado.
  • Quitar la tapa de la boquilla del inhalador.
  • Cargar el inhalador según las especificaciones de fábrica (puede consultar el sistema de carga según la marca en las instrucciones incluidas con el dispositivo, o en el siguiente enlace: ffis.es/inhaladores/5_inhaladores_de_polvo_seco_dpi.html).
  • Pulsar el botón o botones y SOLTAR, pues no hacerlo impide la salida del fármaco. Tener cuidado de no tapar aperturas ni ventanas laterales a la hora de sujetarlo.
  • Vaciar todo el aire de los pulmones de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, evitando que la lengua obstruya la salida.
  • Inspirar desde el principio ENÉRGICA y PROFUNDAMENTE hasta llenar los pulmones.
  • Retirar el inhalador de la boca.
  • Si se cree que la inhalación no ha sido completa, o comprobamos que la cápsula no está vacía, repetir desde paso 6.
  • Retirar la cápsula vacía.
  • Cerrar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua sin tragársela.

Y siguiendo estos sencillos pasos seremos capaces de utilizar correctamente la gran mayoría de dispositivos de inhalación presentes en el mercado. Si a pesar de todo sigue teniendo dudas al respecto, le recomendamos que pida una cita y pregunte a su médico de familia, quien resolverá todas sus dudas, y le ayudará a conseguir la técnica correcta para el modelo que usted usa.

Yeray Mengual

Residente MFyC

… y el protector de estómago

Desde que a finales de los años 80 apareció el Omeprazol y sus derivados (IBPs), fármacos que han supuesto una gran revolución en el tratamiento de muchas enfermedades digestivas, hasta el punto de que se ha llegado a ganar a pulso el (erróneo) título de protector gástrico.

Captura de pantalla 2018-06-13 a las 12.30.09

Pero ahora unos datos:

  • En España se prescribe un 70% más de omeprazol que la media europea.
  • Su consumo supera al del paracetamol e ibuprofeno
  • Desde el 2016 se puede adquirir sin receta médica

Viendo estos datos, cualquiera podría pensar que el omeprazol es un medicamento inocuo, totalmente seguro para la salud, cuya ingesta diaria no ocasiona ningún tipo de problema.

Por cierto, recalcar algo que se acaba de decir, antes de continuar: el omeprazol es un medicamento: con sus indicaciones, efectos secundarios y efectos adversos (todos ellos incluidos en el prospecto).

Pero volviendo al tema, la realidad es que el 54-69% de las tomas de omeprazol son INADECUADAS:

  • ¿Cuántos le dicen a su médico que le receten “el protector de estómago” porque toma muchos medicamentos?
  • ¿Cuántos se toman, sin indicación por parte de su médico, un omeprazol antes de alguna comida por el hecho de ser muy copiosa, o antes de ir a alguna fiesta para evitar resaca?

Pero la realidad es que el omeprazol y sus derivados también tienen efectos secundarios si son tomados de forma prolongada y sin justificación:

  1. Calvicie
  2. Anemias
  3. Arritmias, palpitaciones
  4. Aumento de peso
  5. Hongos
  6. Déficit de vitaminas y nutrientes
  7. Diarrea – estreñimiento – vómitos
  8. Dolores abdominales
  9. Hepatitis
  10. Insomnio, nerviosismo
  11. Sequedad de boca
  12. Visión borrosa
  13. … y muchos más

Y está visto que estos efectos adversos son más frecuentes cuando se toman sin una indicación justificada y por tiempo prolongado.

Así que a continuación, para saber usted si está tomando el omeprazol (que no protector gástrico, porque no lo es) de forma adecuada, compruebe si tiene alguna de las siguientes condiciones:

  1. Úlcera gástrica o duodenal
  2. Infección activa por la bacteria Helicobacter pylori
  3. Reflujo gastroesofágico
  4. Molestias digestivas ESTUDIADAS y VALORADAS PREVIAMENTE por su Médico de Familia
  5. O si toma habitualmente medicamentos, mire en la siguiente tabla si cumple los requisitos:

Captura de pantalla 2018-06-13 a las 12.35.51

Pero, en definitiva y lo más sensato: tome omeprazol sólo y exclusivamente si su Médico de Familia se lo recomienda.

Y recuerde… el omeprazol, no hay que tomarlo como si fueran «chuches»

Álvaro Delgado

Residente MFyC

Fármacos genéricos y de marca… ¿son lo mismo?

¿Qué compone un medicamento?
Cada medicamento tiene dos componentes: el fármaco o principio activo por un lado, y los excipientes por otro.
El fármaco (o principio activo) es una sustancia química con una composición determinada capaz de producir un efecto concreto sobre el organismo (por ejemplo el paracetamol nos baja la fiebre y quita el dolor).
Los excipientes son sustancias sin actividad farmacológica que sirven para transportar y ayudar a la distribución del fármaco por el organismo, les dan sabor y color, pero no tienen ningún efecto curativo sobre nosotros (hacen que podamos tomar el mismo paracetamol en pastillas o en sobres efervescentes).

A todo esto… ¿Cuál es la mejor forma de “entendernos” hablando de medicamentos?
“La pastilla azul, la rosa, la cuadrada, la de los picos”… hay un número determinado de principios activos (aunque ya son muchos) pero de cada uno de ellos se pueden hacer pastillas de infinitas formas y colores y puede ser bautizado con tantos nombres como laboratorios hay. Por eso lo mejor es nombrarlos por los principios activos, ¡Esto nos garantiza que nos entendamos mejor y recibamos una mejor asistencia sanitaria!

mvsg-envase-fb1200x675

¿Qué son los fármacos “genéricos” y los «de marca”?
Un medicamento genérico es aquel que tiene como nombre el principio activo que lo compone (el paracetamol se llamará “Paracetamol”) seguido de las siglas EFG (Equivalente Farmacéutico Genérico) y el nombre del laboratorio que lo fabrica. Éstos salen al mercado una vez que la patente del fármaco original ha caducado. ¿Quién tiene la patente de un fármaco? Se les da a los laboratorios cuando crean un nuevo principio activo y durante un máximo de 20 años tienen la exclusiva de su fabricación y comercialización. Así, todos los fármacos genéricos tendrán el mismo nombre de manera universal: el del principio activo. Mientras que para los de marca, un mismo principio activo tendrá tantos nombres como laboratorios lo fabriquen.

¿Son iguales en cuanto a seguridad y calidad?
Ambos medicamentos, genéricos y de marca son exactamente iguales en eficacia, seguridad y calidad. Contienen el mismo principio activo en la misma dosis y misma forma farmacéutica. Por tanto, hacen exactamente el mismo efecto y ambos están autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) o por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), pasando los mismos controles de calidad. ¿Y los excipientes, son los mismos? Pueden variar, pero en cualquier caso, son sobradamente conocidos y de calidad constatada.

¿Cómo se asegura que hagan el mismo efecto?
Mediante los estudios de bioequivalencia. Estos demuestran que el fármaco genérico llega al organismo en la misma cantidad que el de marca, tarda el mismo tiempo en hacer su efecto y se elimina igual. Así se garantiza que son fármacos equivalentes: curan igual y pueden sustituirse entre ellos con el mismo perfil de seguridad.

¿Cuáles son las ventajas de los medicamentos genéricos?
La ventaja de estos fármacos es el ahorro del precio final de venta al público, que puede llegar a ser hasta del 60% respecto al fármaco de marca original. ¿Y eso por qué? Porque el genérico no requiere amortizar los gastos de investigación del laboratorio que inventó el fármaco. Suponen así un beneficio para los ciudadanos, al pagar menos por el fármaco y al disminuir asimismo el gasto del dinero público destinado en medicamentos, suponiendo un ahorro y garantizando la misma seguridad, calidad y eficacia.

¿Cómo funciona en Andalucía la prescripción de medicamentos?
La receta de medicamentos en el Sistema Andaluz de Salud (SAS) podemos hacerla de dos formas: por marca y por principio activo. Las ventajas de recetar por principio activo son principalmente dos: facilita la identificación del medicamento por el paciente y por los sanitarios (aunque cambie el laboratorio fabricante, el nombre siempre será el mismo, siempre será paracetamol) y supone un importante ahorro económico. Recetar por principio activo es una iniciativa recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras asociaciones científicas nacionales e internacionales.

¿Cómo se eligen los laboratorios que nos venden los fármacos genéricos?
Cada dos años se celebran en Andalucía las denominadas “subastas” de medicamentos. En éstas, el SAS elabora una lista con los principios activos de uso más frecuente y diferentes laboratorios proponen sus ofertas, siendo elegido un laboratorio para producir y expedir cada principio activo. ¿En qué beneficia esto? Mediante este sistema ambas partes obtienen ventajas: por un lado, el laboratorio vende en exclusiva este medicamento siempre que sea recetado por principio activo y, por otro, paga mensualmente una determinada cuantía de dinero al SAS. Así, con el método de prescripción por principio activo, el SAS consigue un importante ahorro de dinero en fármacos, pudiendo ser invertido en otros requisitos para la salud.

¿Por qué cada cierto tiempo me dan una caja diferente en la farmacia?
Coincidiendo con el cambio de laboratorio por las “subastas” o si hay problemas con el abastecimiento en la farmacia, podrá cambiar la apariencia del fármaco y el color de la caja pero… ¡sigue siendo el mismo!.

 

infografia_que_son_los_genericos31-1

EN CONCLUSIÓN…
Lo importante de un fármaco es su principio activo, la molécula que actúa sobre nosotros. La mejor forma de “entendernos” hablando de medicamentos es refiriéndonos al principio activo, que será el mismo vayamos donde vayamos y tenga la forma que tenga la pastilla.

La prescripción de fármacos por principio activo con la emisión de fármacos genéricos supone una ventaja ya que permite invertir menos dinero público en el gasto de medicamentos manteniendo la misma eficacia y seguridad y permitiendo destinar el dinero ahorrado a otros recursos sanitarios.

Lucía Molinero

Residente MFyC

FUENTE:
Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios https://www.aemps.gob.es/
Junta de Andalucía http://www.juntadeandalucia.es

A %d blogueros les gusta esto: