Centro de Salud Montequinto

Inicio » Información Sanitaria

Archivo de la categoría: Información Sanitaria

Tengo mal aliento: La halitosis

La halitosis es un síntoma bastante frecuente, siendo en ocasiones uno de los motivos de consulta, y en otras detectándose durante la exploración del paciente por otra causa.   Se define por olor desagradable procedente del aliento de una persona y tiene múltiples causas.

Aproximadamente 1 de cada 3 adultos mayores de 60 años padecen o han padecido en algún momento de su vida halitosis, no siendo conscientes de ello hasta en el 60% de los casos hasta que son informados por otras personas. Los varones suelen tener un grado de halitosis mayor que las mujeres.

halitosis¿De dónde procede el mal olor?

En la cavidad oral, surcos gingivales y sobre todo en la lengua, la cual presenta una superficie extensa y papilada, viven millones de bacterias que digieren los restos de alimentos que se quedan almacenados en estas zonas produciendo deshechos, llamados compuestos volátiles de sulfuro, causantes hasta en el 90% de los casos del mal olor oral.

Una mala calidad de la saliva también influye en el aumento del olor desagradable en la cavidad oral, ya que posee una acción lubricante y antibacteriana que mantiene controlada a la flora anaerobia (su incremento causa patologías bucondentales).

Tipos de halitosis

  • Halitosis fisiológica: no existe una enfermedad de base que la provoque.
  • Halitosis patológica: causada por enfermedades de la cavidad oral o extraorales.
  • Pseudohalitosis y halitofobia: por trastornos de origen psiquiátrico.

La halitosis fisiológica depende de varios factores orales que la determinan:

  • Edad: a mayor edad peor aliento, por los cambios en las glándulas salivales y disminución de la calidad de la saliva.
  • Saliva: a menor flujo mayor intensidad del aliento, por aumento de sobrecrecimiento bacteriano.
  • Aliento matutino: aumento de la cantidad de bacterias patológicas por estancamiento salival durante la noche.
  • Tabaco: proporciona un olor muy característico y duradero en la cavidad oral, en ocasiones enmascara la halitosis.
  • Hambre: El ayuno y las dietas hipocalóricas aumentan el nivel de halitosis.
  • Comida: Metabolitos de algunos alimentos, tales como la cebolla, ajo, carne, alcohol, se excretan tras la digestión por los pulmones ofreciendo un olor característico al aliento.

En la halitosis patológica juegan un papel fundamental las enfermedades de la cavidad oral, por ejemplo, la periodontitis, estomatitis, caries, abscesos dentarios, candidiasis, faringitis, tumores, fármacos (anticolinérgicos, fenotiacidas, antianginosos, antihipertensivos, antidepresivos, entre otros) y las enfermedades extraorales, tales como la sinusitis, cuerpo extraño nasal, anomalías craneofaciales, enfermedades digestivas, respiratorias, neurológicas, sistémicas.

La halitosis psicosomática o pseudohalitosis ocurre cuando el paciente percibe un mal aliento sin confirmarse por otros individuos ni en las pruebas diagnósticas, suele darse en personas tendentes a la autoobservación e introversión. Por otro lado, la halitofobia representa un miedo exagerado a tener un mal aliento, lo que provoca lavados bucales frecuentes, aislamiento social y laboral, procedimientos dentales innecesarios.

Para el diagnóstico de la halitosis se recoge la historia clínica indagando sobre el tipo de alimentación, hábitos tóxicos, tiempo de evolución, enfermedades previas, grado de higiene dental. Existen varias pruebas y maniobras para confirmar la halitosis (olor de aliento nasal y oral alternativamente, test de la cuchara, goteo postnasal, olor de la dentadura, entre otros)

¿Qué puedo hacer para mejorar mi aliento?

Podemos influir sobre algunos de los factores que influyen en la halitosis fisiológica. El PRINCIPAL MÉTODO ES LA HIGIENE DENTAL y saneamiento de las piezas dentarias. El uso del hilo dental al menos una vez al día y colutorios asociado al cepillado diario incluyendo el dorso lingual y paladar al menos 2 veces al día con pasta fluorada garantiza una higiene bucal óptima. No olvidar limpiar las piezas protésicas extraíbles.

La dieta rica en verduras y baja en carnes rojas reduce la halitosis, lo mismo ocurre si prescindimos del tabaco y cafeína.

Beber abundante agua para fluidificar la saliva y mejorar su calidad, especialmente en pacientes ancianos con disminución de la percepción de la sed.

Los colutorios suelen tener efecto por un corto plazo (3 horas), siendo los de clorhexidina y Listerine los más duraderos (hasta 6 horas) por sus propiedades antisépticas y antimicrobianas.

Si a pesar de haber tomado las medidas indicadas persiste el mal aliento, consulte con su médico.

Erika Torres Guerrero

Residente MFyC

Fuente de información: Práctica clínica. Halitosis: diagnóstico y tratamiento en Atención Primaria . J. Fernández Amézaga, R. Rosanes González . Especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. C.S. Coronel de Palma. Móstoles. Madrid

Tipos y uso de inhaladores

Su médico le ha recetado un inhalador. Aunque su médico le haya explicado cómo usarlo, es posible que no sepa exactamente cómo hacerlo. O quizás lleva ya mucho tiempo usándolos, pero no está seguro de estar haciéndolo bien. ¿Qué era lo que había que hacer primero? ¿Cómo he de colocar el dispositivo? ¿Qué es un puff?… Por todas estas razones hemos creado una guía rápida de uso de inhaladores, que le permitirá saber los pasos básicos a seguir según el tipo de dispositivo que vaya a utilizar.

En primer lugar, ¿por qué un inhalador? ¿Por qué no una pastilla? La vía inhalatoria, al contrario que la oral, nos permite depositar el fármaco exclusivamente en el lugar en el que queremos que se produzca su efecto, que son las vías respiratorias. Además, de esta forma podemos conseguir el efecto deseado con una dosis menor de la que haría falta si el fármaco se tomara por vía oral (se perdería parte de la dosis al ser procesado por nuestro organismo). Al saltarnos este paso conseguimos una acción más rápida y menos efectos secundarios, pues el producto no actúa en más sitios que en los que deseamos.

El principal problema que nos plantea esta vía es conseguir una buena técnica de inhalación, pero para eso hemos creado esta entrada. La técnica depende del tipo de inhalador que vayamos a utilizar, y existen tres tipos básicos, según el sistema que utilicen para liberar la medicación:

ICP (Inhaladores de cartucho presurizado)

1

Los ICP son dispositivos que llevan el fármaco introducido en un cartucho presurizado. Cada vez que se presiona el cartucho, se libera una dosis fija a presión. Por tanto, no es necesario aspirar con fuerza, sino que debe hacerse SUAVE Y LENTAMENTE para evitar que el producto se quede impactado en nuestra boca.

Existen dos tipos distintos comercializados en España (convencionales y de partículas extrafinas), pero la forma de uso es prácticamente idéntica (solo se diferencian en un paso que explicaremos a continuación). Para usar un ICP debe:

  • Lavarse bien las manos.
  • Colocarse incorporado, ya sea sentado o de pie.
  • Quitar la tapa del inhalador.
  • Sujetarlo con el índice en la parte superior y el pulgar debajo, formando una L, con la boquilla en la parte inferior.
  • Mantenerlo vertical.
  • Agitarlo suavemente (salvo en las marcas MODULITE y ALVESCO, que no necesitan ser agitados).
  • Vaciar el aire de los pulmones completamente, de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, sellándola con los labios y tratando de no tapar la boquilla con la lengua.
  • Iniciar la inspiración de forma SUAVE Y LENTA, y justo DESPUÉS presionar la parte sobresaliente del cartucho mientras se sigue inspirando (la liberación de la dosis cuando pulsamos el cartucho es lo que llamamos “PUFF”, pues es el sonido que escuchamos).
  • Continuar inspirando hasta llenar pulmones.
  • Retirar el inhalador de la boca, y aguantar la respiración durante unos 10 segundos aproximadamente.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Esperar en torno a 30 segundos para repetir todo el ciclo si se debe hacer otra inhalación más.
  • Tapar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua SIN tragársela.

Si su uso es demasiado complicado, se puede emplear una cámara de inhalación.

CÁMARA DE INHALACIÓN

2

Es un dispositivo en el que se coloca el inhalador y que nos permite una mayor comodidad de uso, pues con ellos no es necesario coordinar la respiración con la activación del inhalador, y además disminuye la cantidad de producto que se queda en la boca. También conseguimos que llegue más cantidad de fármaco a las vías respiratorias más finas. Para usar un inhalador de cartucho presurizado con cámara de inhalación deberemos seguir los siguientes pasos:

  • Lavarse las manos
  • Colocarse incorporado, ya sea sentado o de pie.
  • Quitar la tapa del inhalador.
  • Agitar (NO si es MODULITE o ALVESCO)
  • Mantener el inhalador en posición vertical y acoplarlo a la cámara por la parte posterior.
  • Retirar el tapón de la boquilla de la cámara.
  • Vaciar todo el aire de los pulmones de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla de la cámara entre los labios y los dientes, englobándola con los labios y evitando que la lengua obstruya la apertura de la boquilla.
  • Pulsar UNA vez el dispositivo.
  • Realizar una inspiración profunda de forma LENTA y SUAVE.
  • Aguantar la respiración durante unos 10 segundos.

**Alternativa: si le cuesta aguantar la respiración o hacer una inspiración profunda, puede sustituir este paso por 5 inspiraciones normales SIN soltar la boquilla de la cámara.

  • Retirar la cámara de la boca.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Si debe realizar una inhalación adicional deberá esperar 30 segundos y después repetir el ciclo desde el paso 7.
  • Separar el inhalador de la cámara.
  • Tapar el inhalador.
  • Tapar la cámara.
  • Enjuagarse la boca con agua sin tragársela.
  • Limpiar la cámara.

INHALADOR DE NIEBLA FINA (RESPIMAT)

3

Estos inhaladores llevan la medicación disuelta dentro de un cartucho, y la liberan lentamente en forma de nube. Su modo de uso es muy similar al de los inhaladores de cartucho presurizado:

  • Lavarse bien las manos.
  • Posicionarse incorporado, tanto sentado como de pie.
  • Colocar el dispositivo en posición vertical, con la boquilla en la parte superior y con la TAPA CERRADA.
  • Girar la base MEDIA VUELTA en el sentido que marcan las flechas hasta oír un CLIC.
  • Abrir la tapa.
  • Vaciar completamente el aire de los pulmones, de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, evitando obstruirla con la lengua, y con cuidado de NO CUBRIR las válvulas de aire laterales.
  • Iniciar la inspiración de forma LENTA y SUAVE, y justo después pulsar el botón.
  • Llenar los pulmones completamente.
  • Retirar el inhalador de la boca.
  • Aguantar la respiración durante 10 segundos.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Si se debe realizar una nueva inhalación, esperar 30 segundos, tapar el dispositivo y repetir el ciclo.
  • Tapar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua SIN tragársela.

INHALADORES DE POLVO SECO

4

Estos dispositivos liberan el fármaco en forma de polvo, sin ninguna presión, por lo que para usarlos deberemos realizar una inhalación PROFUNDA Y POTENTE, pues de otra forma el fármaco no llegará a su sitio de acción. Existen muchas variedades, que se diferencian sobre todo en el sistema de carga de la medicación, pero la técnica inhalatoria es la misma en todos ellos.

IPS UNIDOSIS (HANDIHALER, BREEZHALER)

El medicamento va en cápsulas que deben cargarse en el inhalador antes de cada inhalación.

IPS MULTIDOSIS (TURBUHALER, ACCUHALER, GENUAIR, NEXTHALER, EASYHALER, TWISTHALER, NOVOLIZER, ELLIPTA, SPIROMAX, FORSPIRO)

Su diseño permite múltiples inhalaciones sin necesidad de cargar el dispositivo cada vez que se va a usar.

La técnica de inhalación es la siguiente:

  • Lavarse bien las manos.
  • Colocarse incorporado.
  • Quitar la tapa de la boquilla del inhalador.
  • Cargar el inhalador según las especificaciones de fábrica (puede consultar el sistema de carga según la marca en las instrucciones incluidas con el dispositivo, o en el siguiente enlace: ffis.es/inhaladores/5_inhaladores_de_polvo_seco_dpi.html).
  • Pulsar el botón o botones y SOLTAR, pues no hacerlo impide la salida del fármaco. Tener cuidado de no tapar aperturas ni ventanas laterales a la hora de sujetarlo.
  • Vaciar todo el aire de los pulmones de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, evitando que la lengua obstruya la salida.
  • Inspirar desde el principio ENÉRGICA y PROFUNDAMENTE hasta llenar los pulmones.
  • Retirar el inhalador de la boca.
  • Si se cree que la inhalación no ha sido completa, o comprobamos que la cápsula no está vacía, repetir desde paso 6.
  • Retirar la cápsula vacía.
  • Cerrar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua sin tragársela.

Y siguiendo estos sencillos pasos seremos capaces de utilizar correctamente la gran mayoría de dispositivos de inhalación presentes en el mercado. Si a pesar de todo sigue teniendo dudas al respecto, le recomendamos que pida una cita y pregunte a su médico de familia, quien resolverá todas sus dudas, y le ayudará a conseguir la técnica correcta para el modelo que usted usa.

Yeray Mengual

Residente MFyC

Voluntad vital anticipada: Tú decides.

Desde que nacemos y hasta que alcanzamos un pleno desarrollo psicológico y emocional que nos permita tomar nuestras propias decisiones, dependemos para todas y cada una de las circunstancias que nos afectan de los representantes legales.

Según la ley, a partir de los 12 años ya se va teniendo en cuenta la opinión del menor en determinadas situaciones claramente establecidas, escalando progresivamente en la adquisición de derechos de autonomía. A los 16 años la persona ya es capaz de emanciparse, trabajar e incluso casarse, además de tomar decisiones sobre un tratamiento médico que no entrañe un riesgo vital, aunque de ser así el representante legal deberá tener en cuenta la opinión del menor.

Una vez cumplida la mayoría de edad y hasta que no perdamos la facultad de decidir sobre nosotros mismos, bien sea por la incapacidad mental o física, tenemos libertad plena para anticipar la voluntad sobre situaciones de salud en circunstancias en la que ya no será capaz de expresarla o, una vez llegado el fallecimiento, sobre el destino de su cuerpo.

Con este fin, se creó la Declaración de Voluntad Vital Anticipada, en la que cada persona indica las preferencias personales sobre el tratamiento y cuidados de su salud que se utilizarán como guía para cuando ya no pueda expresarse. También permite elegir un representante e inclusive un sustituto del primero para los casos en que éste no esté disponible, que será el encargado de decidir por nosotros.

El procedimiento es bastante sencillo, aquí te lo explico por pasos:

¿Quién puede hacer la Declaración de Voluntad Vital anticipada?:

  • Mayores de edad
  • Menores emancipados
  • Incapacitados judicialmente a los que no se la sentencia judicial no les impida expresamente este derecho y que se encuentren capaces en el momento de realizarla.

¿Qué debo tener en cuenta al rellenar la declaración?

Somos libres para expresar nuestros deseos siempre que no sean contrarios a la ley (por ejemplo: eutanasia) o que, aunque expresemos un deseo, si no está clínicamente indicado en determinada situación no será valorable.

¿Qué apartados incluye la declaración? Son 7

  • 1º: El interesado detalla las preferencias generales sobre decisiones sanitarias a tomar en su persona.
  • 2º: Descripción de las situaciones clínicas en las que cada persona desea que se aplique el documento
  • 3º Se describen una serie de actuaciones clínicas que el interesado desearía o no que se emplearan, de estar clínicamente justificado
  • 4º Manifiesto sobre la donación de órganos y tejidos
  • 5º: Cada uno detalla otras preferencias no incluidas en apartados anteriores
  • 6º: Se designan el/los representantes(s)
  • 7º: Lugar y fecha de registro.

¿Cómo lo hago?

Paso 1: Elige un representante y sustituto (en caso de tenerlo) y habla con ellos sobre tus preferencias. No tiene que ser obligatoriamente un familiar. El /los elegidos deberán posteriormente rellenar un documento de aceptación de este cargo.

Paso 2: Cumplimentar la Declaración de Voluntad Vital Anticipada. Consulta con un profesional sanitario para que te ayude en el proceso (te facilitará la documentación necesaria y aclarará tus dudas).

  • Si eres usuario de internet encontrarás en este enlace los formularios a rellenar y una guía que te ayudará en el proceso:

Voluntad Vital Andalucía

Paso 3: Para que la declaración de voluntad vital anticipada tenga validez legal es imprescindible registrarla de manera presencial. Solicite cita en la oficina de registro más cercana, tienes 2 opciones:

  • Llamando a Salud Responde (902 505 060)
  • Solicitando cita por internet, mediante el enlace del paso 2.

Paso 4: Día de la cita. Documentos que deberás aportar:

  • Documento de identificación personal
  • La Declaración de Voluntad Vital Anticipada ya rellena
  • Copia DNI compulsada de los representantes y sustituto (solo es necesario si éstos no permiten consultar sus datos a través del sistema de verificación de identidad)
  • Si no te puedes desplazar, comunícalo a salud responde y un representante del registro acudirá a tu domicilio.

Una vez que la declaración sea inscrita en el registro de Voluntades Vitales de Andalucía será incorporada a su historia clínica para que pueda ser consultada por el personal sanitario en situaciones clínicas que lo precisen

¿He cambiado de opinión, la puedo modificar?

Por supuesto. En cualquier momento puedes rectificarla e inclusive cancelarla, siguiendo siempre los mismos pasos.

 

Erika Torres G.

Residente MFyC

A %d blogueros les gusta esto: