Centro de Salud Montequinto

Inicio » Problemas de salud » La OTITIS de las piscinas (otitis externa)

La OTITIS de las piscinas (otitis externa)

Centro de Salud Montequinto Av. Los Pinos, SN Dos Hermanas (Sevilla) Tel.: 955 928 650/51

Ver mapa

Horario de apertura:

CONSULTAS Lunes a Jueves de 8:00 a 20:00 h. Viernes de 8:00 a 17:00 h.

URGENCIAS Lunes a jueves de 20:00 a 8:00 h. y Viernes de 17:00 a 8:00 h. Sábados y domingos: 24 h.

Siempre que acuda al centro traiga consigo la Tarjeta Sanitaria

Pida cita telefónica a través de Salud Responde (902 50 50 60) o por Internet (InterSAS)

Cita On Line

swimmers-ear-275x200

Llega el verano, las altas temperaturas y las ganas de darnos un chapuzón, por eso vamos a centrarnos en una de las patologías más frecuentes de esta época relacionada con las piscinas, que afectan sobre todo a los más peques.

¿Qué es la otitis del nadador?

La otitis externa, también conocida como “otitis del nadador” u “otitis de las piscinas”, es una inflamación del conducto auditivo externo, que es el canal que transporta el sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano. Por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua, que queda retenida en el oído al nadar, o bañarse, (de ahí su nombre) por eso es más prevalente en verano.

 ¿Por qué es más frecuente en verano?

Esto ocurre con más frecuencia en esta época porque los baños en las piscinas son más habituales en este periodo, pero se pueden producir en cualquier otra estación del año.

La otitis externa la pueden provocar diferentes tipos de gérmenes (bacterias, virus, y hongos), que pueden estar en el agua o en nuestro propio oído esperando las condiciones óptimas para la infección. Pero hay que tener claro que no es contagiosa. Se produce en personas que tienen o han tenido algún tipo de lesión en la piel del conducto auditivo externo o, como hemos comentado, permanecen mucho tiempo bajo el agua, así, al aumentar la temperatura y la humedad, se puede provocar la maceración de la piel del conducto y la consecuente infección.

Pero no tienes que nadar para sufrir de una otitis del nadador. Cualquier cosa que produzca una lastimadura de la piel en el canal auditivo puede producir una infección. La piel seca, o una eczema, rascarse el canal auditivo, limpiarse el oído de manera vigorosa con palillos con punta de algodón, o colocarse objetos como ganchillos en el oído pueden aumentar el riesgo de desarrollar una otitis externa.

¿Cuáles son los síntomas?

  • El síntoma principal es el dolor de intensidad variable, que puede aumentar al presionar en la región anterior del oído y al tirar de la oreja hacia arriba.
  • Inflamación del canal auditivo, que puede hacer que el niño tenga sensación de taponamiento, o pérdida de audición temporal, si la inflamación bloquea el conducto.
  • Es posible que haya un poco de supuración del oído, que puede ser claro al principio y cambie a amarillento

¿Cómo curo mi otitis?

Lo primero es acudir al médico para realizar un correcto tratamiento. La otitis externa suele responder bien al tratamiento y su resolución completa puede durar de 6-7 días, aunque el alivio de los síntomas se puede notar al segundo día.

Se utilizan tratamientos tópicos –gotas directamente al oído- con antibióticos. Que deben administrar hasta tres días después de la desaparición de los síntomas, aunque inicialmente puede tratarse el dolor con analgésicos (paracetamol o Ibuprofeno). En muchos de los casos es suficiente.

Es muy importante no rascarse el oído, no utilizar bastoncitos, ni objetos como clips u horquillas, porque lesionan la piel y retrasa la curación. La desaparición de los síntomas no siempre quiere decir que se ha curado la infección, y una resolución incompleta puede suponer la recaída en los días siguientes, sobre todo ante una pronta exposición al contacto con el agua de las piscinas o mar.

Consejos para cuidar los oídos en verano

  • Prestar especial atención a la higiene de los oídos.
  • No utilizar bastoncillos ni introducir otros objetos para limpiar el conducto auditivo.
  • Evitar la humedad en el conducto auditivo.
  • Entrar lentamente en el agua.
  • No bañarse ni practicar submarinismo en caso de sospecha de otitis o cuando se tienen molestias en los oídos.
  • Limitar el tiempo de uso y el volumen de tus auriculares y dispositivos electrónicos.
  • Alejarse de las fuentes de ruidos intensos.
  • Colocarse protectores – tapones o moldes- si se está expuesto a ruidos fuertes.
  • Mascar chicle o un caramelo durante despegue y aterrizaje de los viajes en avión.

 

Alfonso Lira

Residente MFyC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: