Centro de Salud Montequinto

Inicio » Problemas de salud » Antibióticos: un buen uso hoy te protegerá mañana.

Antibióticos: un buen uso hoy te protegerá mañana.

Centro de Salud Montequinto Av. Los Pinos, SN Dos Hermanas (Sevilla) Tel.: 955 928 650/51

Ver mapa

Horario de apertura:

CONSULTAS Lunes a Jueves de 8:00 a 20:00 h. Viernes de 8:00 a 17:00 h.

URGENCIAS Lunes a jueves de 20:00 a 8:00 h. y Viernes de 17:00 a 8:00 h. Sábados y domingos: 24 h.

Siempre que acuda al centro traiga consigo la Tarjeta Sanitaria

Pida cita telefónica a través de Salud Responde (902 50 50 60) o por Internet (InterSAS)

Cita On Line

Antibióticos: un buen uso hoy te protegerá mañana.

En muchas ocasiones vamos a la consulta del médico pensando que nos va a tocar hacer un ciclo de tratamiento antibiótico por el cuadro de tos, mocos y dolor de garganta con el que llevamos 5 días, y sin embargo salimos con una receta de paracetamol cada 8 horas; y a pesar de ser probablemente el tratamiento más adecuado y el que tu médico ha decidido implantar después de realizar una historia y una exploración completa, no podemos evitar pensar en alguna ocasión: “con el antibiótico me pondría mejor antes”, pero NO, pues la gran mayoría de estos cuadros son causados por virus, y los antibióticos no actúan sobre dichos microorganismos, por lo que tardaríamos lo mismo en recuperarnos, pero habiendo tomado un tratamiento totalmente innecesario.

uso-racional-de-medicamentos-Blog-Unimed-2

Tenemos que aprender a realizar un buen uso (o como se dice, un uso racional) de estos fármacos, y para ello debemos confiar en nuestro médico y creerlo cuando nos dice que lo más apropiado para nuestra conjuntivitis es realizar limpieza diaria de los ojos y lavarse mucho las manos, y en caso de que no mejore utilizar un colirio determinado.

Y…¿qué pasa si generalizamos el uso de los antibióticos?

Aparecen las llamadas “resistencias”, que es la capacidad de un microorganismo a resistir los efectos del fármaco. Las cepas resistentes aparecen por selección natural, a partir de mutaciones que se producen en la bacteria. El antibiótico, al entrar en contacto con una población bacteriana, permite sólo la proliferación de aquellas que presentan la mutación que anula la acción del antibiótico, permitiendo de este modo la supervivencia de las cepas más fuertes.

Además, tenemos que tener en cuenta que el antibiótico no sólo mata a los microorganismos responsables de la enfermedad, sino también a muchas otras beneficiosas para el organismo y que conviven en nosotros, acabando así con sus efectos positivos y pudiendo, por otro lado, favorecer el sobrecrecimiento de hongos.

¿Qué ocasionan las resistencias?

El problema de las resistencias radica en la dificultad para tratar determinadas infecciones, pudiendo ocasionar cuadros muy graves, sobre todo en pacientes con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos, debilitados o sometidos a cirugía. Siendo necesario recurrir a veces a otro tipo de antibióticos con mayor potencia o realizar combinaciones de varios a la vez, por lo que aumenta la probabilidad de que aparezcan efectos secundarios.

Todo esto supone un enorme gasto sanitario, y los recursos que se malgastan así, no se pueden usar en otras necesidades sociales.

CUGD-zdW4AAZ2XQ

Y después de todo esto, ¿qué significa el uso racional de estos fármacos?

Cuando hablamos de algo racional nos referimos a lo relativo a la razón. Por lo tanto un uso racional será aquel que obedece a motivos y que no se hace a la ligera.

Los antibióticos están indicados cuando se sospecha una enfermedad bacteriana, teniendo que utilizarlos a una dosis y durante un tiempo adecuado. En el resto de infecciones carecen de utilidad, por lo que no estarían indicados.

¿Cómo se sabe si la infección es vírica o bacteriana?

En la mayoría de los casos se puede deducir por la clínica que presenta el paciente y la exploración, jugando un papel muy importante los factores epidemiológicos. En otras ocasiones es necesario realizar una prueba de detección (ej. Cultivo de orina).

Recuerda que la mayoría de los cuadros catarrales, gripales, dolores de garganta, gastroenteritis, conjuntivitis, etc. son de origen vírico.

Y si la infección es bacteriana… ¿se trata siempre?

  1. NO. Sólo se deben tratar aquellas en las que esperamos una razón riesgo/beneficio favorable. Ej: algunas diarreas son de origen bacteriano, pero su tratamiento antibiótico apenas acortaría los síntomas, pudiendo dar efectos secundarios, aumento de las resistencias de las que hablamos, etc.

En definitiva ¿qué se puede hacer para mejorar?

  • Sólo usar los antibióticos que prescriba el médico, y siguiendo siempre las pautas indicadas.
  • No presionar al médico para que nos prescriba estos medicamentos si nos indica que no es necesario.
  • Evitar la reiteración de consultas por procesos banales.

automedicacic3b3n

María Burgos

Residente MFyC

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: