Centro de Salud Montequinto

Inicio » Alimentación » ¿Es segura la alimentación de tus hijos?

¿Es segura la alimentación de tus hijos?

Centro de Salud Montequinto Av. Los Pinos, SN Dos Hermanas (Sevilla) Tel.: 955 928 650/51

Ver mapa

Horario de apertura:

CONSULTAS Lunes a Jueves de 8:00 a 20:00 h. Viernes de 8:00 a 17:00 h.

URGENCIAS Lunes a jueves de 20:00 a 8:00 h. y Viernes de 17:00 a 8:00 h. Sábados y domingos: 24 h.

Siempre que acuda al centro traiga consigo la Tarjeta Sanitaria

Pida cita telefónica a través de Salud Responde (902 50 50 60) o por Internet (InterSAS)

Cita On Line

Los zumos industriales pueden perjudicar seriamente la salud de tu hijo

FICHA ZUMOS

Estos alimentos, al igual que otros como las “chuches”, refrescos, batidos, pasteles, bollería industrial… contienen un gran número de calorías y son poco saciantes, aumentando el riesgo de sobrepeso de tu hijo.

Apenas aportan vitaminas y otros nutrientes provocando una nutrición deficiente.

En su composición presentan abudantes azúcares aumentando el riesgo de caries y diarrea.

Recomendaciones:

Los zumos naturales, hechos en casa e ingeridos inmediatamente son preferibles, pero no más de un vaso al día.

Mucho más completa es la fruta natural en piezas, pues además de vitaminas y minerales, aporta fibra.

Evita premiar a tu hijo con bebidas azucaradas, dulces o “chuches”.

“Comérselo todo” no es bueno para tu hijo

FICHA TODO

Al obligar al niño a comérselo todo cuando no tiene apetito se le impide que responda a su sensación de saciedad y se dificulta que aprenda a confiar en sus sensaciones internas. Si el tamaño de las raciones es grande se superan las necesidades de energía del niño, favoreciendo el exceso de peso.  En algunas épocas de la infancia se tiene menos apetito, coincide con etapas en las que el crecimiento es más lento y por ello las necesidades nutricionales son menores. El apetito también disminuye en etapas en que el niño realiza menos actividad física o por cambios en el estado de ánimo.

Recomendaciones:   No obligue a su hijo o hija a acabarse el plato. En el caso del lactante respete señales de saciedad como son volver la cabeza al ofrecerle la cuchara, sacar la lengua, apretar los labios…

Respete el apetito del niño siempre que su ritmo de desarrollo y crecimiento se encuentre dentro de la normalidad.  Para cubrir las necesidades nutricionales de su hijo debe ofrecerle una dieta variada y equilibrada y NO grandes cantidades.  Los niños aprenden a relacionarse con la comida. Es recomendable que la comida se haga en un ambiente relajado, tranquilo y que favorezca la comunicación.  Anima a tu hijo a beber agua con y entre las comidas como bebida habitual.

Si premias a tu hijo con el postre… lo estás castigando

FICHA PREMIO

Para educar a los niños a menudo se usan castigos y premios. Esto resulta útil, pero no es buena idea que el premio consista en comidas (especialmente dulces, bollería industrial o chucherías). Así acostumbramos a que los niños relacionen comer (y en concreto, los alimentos más calóricos y menos nutritivos) con una recompensa que no es beneficiosa para ellos.

Es interesante fomentar desde pequeños un estilo de vida más sano, no basado en la estética sino en hábitos saludables como comer fruta y verdura a diario, hacer deporte y limitar las grasas y dulces.   Los niños son grandes imitadores, por lo que los adultos pueden ayudar de forma positiva en casa o el colegio con su ejemplo (y se ayudarán a ellos mismos, de camino).  Recomendaciones:  No usar la comida como premio, y aún menos como castigo. Comer es un acto voluntario y debe resultar placentero por sí mismo.  Limitar las comidas que aportan “calorías vacías”, es decir, que no alimentan pero contribuyen a ganar peso.  Buscar menús saludables en las comidas fuera de casa

Comer viendo la tele es peligroso para la salud de tu hijo (y la tuya)

FICHA TV

¿Sabías que según la Encuesta Andaluza de Salud de 2003 nuestros niños ven más de 2 horas y media de TV al día? Conclusión: nuestros hijos están demasiado tiempo sentados.  Está demostrado que la vida sedentaria favorece las enfermedades del corazón y podría disminuir su esperanza de vida (vivirán menos tiempo que sus padres o abuelos).  Además, al comer viendo la tele se come de forma distraída y automática por lo que se come más cantidad.  La persona no se da cuenta que ya está saciada.

Recomendaciones:

– La televisión apagada durante las comidas. Así se facilita una buena alimentación (sin excesos) y una estupenda comunicación entre los miembros de la familia.

– Que sus hijos elijan qué programa quieren ver y sólo vean ese programa, procurando no sobrepasar la hora diaria de TV y en ningún caso las dos horas.

– Nunca debe haber ni televisión ni ordenador en el dormitorio de los niños, ahí el tiempo y lo que ven es incontrolable.

– Los niños pequeños no deben ver la televisión ¡Tienen que JUGAR!

Centro Salud Montequinto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: