Centro de Salud Montequinto

Centro de Salud Montequinto
Av. Los Pinos, SN
Dos Hermanas (Sevilla)
Tel.: 955 928 650/51

Ver mapa

Horario de apertura:

CONSULTAS
Lunes a Jueves de 8:00 a 20:00 h.
Viernes de 8:00 a 17:00 h.

URGENCIAS
Lunes a jueves de 20:00 a 8:00 h. y
Viernes de 17:00 a 8:00 h.
Sábados y domingos: 24 h.

Siempre que acuda al centro traiga consigo la Tarjeta Sanitaria

Pida cita telefónica a través de Salud Responde (902 50 50 60) o por Internet (InterSAS)

Cita On Line

TELÉFONOS DE INTERÉS

Unidad de Gestión Clínica Montequinto
955 92 86 50/51

Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla
955 01 92 00

Emergencias Sanitarias
061

Urgencias Sanitarias
902 505 061

Salud Responde
902 505 060

Emergencias
112

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 372 seguidores

¡Malditas chanclas!

Llegó el verano, el calor y con ellos el calzado preferido para esta época y su problemática; las chanclas (también se incluyen las sandalias) y el dolor de pies. Cambiamos de ropa y, con ello, de calzado. ¿No te ha pasado que con el cambio de zapatos, en verano, aparecen dolores que no te suelen ocurrir en invierno?

flip-flops-buenos-pies_598450361_10561255_1330x640

Es época de vacaciones, de familia y tardes de ocio, queremos estar relajados con vestimenta y calzado para estar frescos y cómodos… pero no a cualquier precio. Debemos de exigir y cumplir unos requisitos mínimos para nuestro calzado y evitar el indeseado dolor de pies.

CICLO DE LA MARCHA
No es un secreto que el uso de chanclas altera el ciclo de la marcha: debemos levantar más el pie del suelo, elevar más el tobillo y forzar (“arrugar”) los dedos para aguantar el calzado.

Pero es verano, y queremos estar frescos y cómodos a pesar de las siguientes lesiones que nos pueden causar:

LESIONES

  1. Tendinitis de los músculos extensores de los dedos, del tibial anterior y de los peroneos. En estos tres casos notarás un dolor o molestia en la parte externa de la pierna y tobillo o bien en la parte de la pierna donde está tu 5º dedo, el pequeño. Y si aún tienes dudas. Cada vez que levantas el pie hacia el cielo notaras la molestia.
  2. Dedos en garra y sus problemas ungueales, más conocidos como “uñas encarnadas”.
  3. Fracturas de estrés en personas con osteoporosis.
  4. Fascitis plantar: si la suela es muy dura, está garantizada.

imagen-sin-titulo

CONSEJOS

Pues bien, si a pesar de que alteren el ciclo de la marcha y todas estas lesiones que hemos comentado piensas usarlas, te dejo estos consejos:

  • Elige unas chanclas QUE PESEN POCO. Si dudas entre dos modelos, el que pese menos será menos perjudicial.
  • Son aconsejables aquellas que tiene TIRAS PARA LA SUJECIÓN DEL TOBILLO. Pueden ser menos glamurosas, pero sujetarán mejor el tobillo y el pie y sufrirás menos.
  • Que tengan la SUELA BLANDA.
  • Que tenga 1-2 centímetros de ALTURA EN EL TACÓN.
  • Que sean FLEXIBLES. Prohibidas las suelas de madera puesto que provocan fracturas de estrés en los huesos del pie.
  • SILENCIOSAS. Si al probarlas hacen mucho ruido es que no están suficientemente amortiguadas.
  • No por ser algo lógico o una perogrullada hay que ahorrar decir que NO USES CHANCLAS DE PROPAGANDA/REGALO. Tus pies no merecen ese “calzado de calidad”.

Ejemplo de zapato ergonómico a pesar de ser chancla

fitflop-novy-womens-sandal-e1466367636642

Por supuesto que podemos usar las chanclas para ir y volver de la playa y piscina, pero no debemos abusar de su uso por todos los inconvenientes que hemos dicho que presenta. Es un calzado para días relajados y así debemos usarlo.

Fuente: www.mirandatrauma.com

 

Joaquín Batista Cruzado

Residente MFyC

La OTITIS de las piscinas (otitis externa)

swimmers-ear-275x200

Llega el verano, las altas temperaturas y las ganas de darnos un chapuzón, por eso vamos a centrarnos en una de las patologías más frecuentes de esta época relacionada con las piscinas, que afectan sobre todo a los más peques.

¿Qué es la otitis del nadador?

La otitis externa, también conocida como “otitis del nadador” u “otitis de las piscinas”, es una inflamación del conducto auditivo externo, que es el canal que transporta el sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano. Por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en el agua, que queda retenida en el oído al nadar, o bañarse, (de ahí su nombre) por eso es más prevalente en verano.

 ¿Por qué es más frecuente en verano?

Esto ocurre con más frecuencia en esta época porque los baños en las piscinas son más habituales en este periodo, pero se pueden producir en cualquier otra estación del año.

La otitis externa la pueden provocar diferentes tipos de gérmenes (bacterias, virus, y hongos), que pueden estar en el agua o en nuestro propio oído esperando las condiciones óptimas para la infección. Pero hay que tener claro que no es contagiosa. Se produce en personas que tienen o han tenido algún tipo de lesión en la piel del conducto auditivo externo o, como hemos comentado, permanecen mucho tiempo bajo el agua, así, al aumentar la temperatura y la humedad, se puede provocar la maceración de la piel del conducto y la consecuente infección.

Pero no tienes que nadar para sufrir de una otitis del nadador. Cualquier cosa que produzca una lastimadura de la piel en el canal auditivo puede producir una infección. La piel seca, o una eczema, rascarse el canal auditivo, limpiarse el oído de manera vigorosa con palillos con punta de algodón, o colocarse objetos como ganchillos en el oído pueden aumentar el riesgo de desarrollar una otitis externa.

¿Cuáles son los síntomas?

  • El síntoma principal es el dolor de intensidad variable, que puede aumentar al presionar en la región anterior del oído y al tirar de la oreja hacia arriba.
  • Inflamación del canal auditivo, que puede hacer que el niño tenga sensación de taponamiento, o pérdida de audición temporal, si la inflamación bloquea el conducto.
  • Es posible que haya un poco de supuración del oído, que puede ser claro al principio y cambie a amarillento

¿Cómo curo mi otitis?

Lo primero es acudir al médico para realizar un correcto tratamiento. La otitis externa suele responder bien al tratamiento y su resolución completa puede durar de 6-7 días, aunque el alivio de los síntomas se puede notar al segundo día.

Se utilizan tratamientos tópicos –gotas directamente al oído- con antibióticos. Que deben administrar hasta tres días después de la desaparición de los síntomas, aunque inicialmente puede tratarse el dolor con analgésicos (paracetamol o Ibuprofeno). En muchos de los casos es suficiente.

Es muy importante no rascarse el oído, no utilizar bastoncitos, ni objetos como clips u horquillas, porque lesionan la piel y retrasa la curación. La desaparición de los síntomas no siempre quiere decir que se ha curado la infección, y una resolución incompleta puede suponer la recaída en los días siguientes, sobre todo ante una pronta exposición al contacto con el agua de las piscinas o mar.

Consejos para cuidar los oídos en verano

  • Prestar especial atención a la higiene de los oídos.
  • No utilizar bastoncillos ni introducir otros objetos para limpiar el conducto auditivo.
  • Evitar la humedad en el conducto auditivo.
  • Entrar lentamente en el agua.
  • No bañarse ni practicar submarinismo en caso de sospecha de otitis o cuando se tienen molestias en los oídos.
  • Limitar el tiempo de uso y el volumen de tus auriculares y dispositivos electrónicos.
  • Alejarse de las fuentes de ruidos intensos.
  • Colocarse protectores – tapones o moldes- si se está expuesto a ruidos fuertes.
  • Mascar chicle o un caramelo durante despegue y aterrizaje de los viajes en avión.

 

Alfonso Lira

Residente MFyC

Llegó el verano, y con él los golpes de calor

Con la llegada del verano, y dado el lugar en el que vivimos nos exponemos diariamente a altas temperaturas. Esta exposición puede acarrear problemas de salud, siendo de lo más frecuente los conocidos “golpes de calor” o lo que comúnmente llamamos “insolación”.

En la entrada de hoy vamos a aprender a identificar los golpes de calor en función de los síntomas que generan, a cómo actuar ante ellos y, lo más importante, a cómo prevenirlos.

ALERTA ROJA POR CALOR EN VALENCIA, ALICANTE Y MURCIA

Debemos saber que ante una exposición prolongada al sol, a altas temperaturas o la realización de ejercicio físico intenso en ambientes calurosos, húmedos o con poca ventilación, nuestro organismo sufre pérdidas importantes de agua y tiene dificultad para regular su temperatura, produciéndose una elevación de la temperatura corporal. Generalmente esta falta de control de nuestro cuerpo es leve y podemos sentir cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares,… pero hay ocasiones en las que la gravedad es mayor, y estamos por tanto ante una “insolación” o “golpe de calor”.

Cualquiera de nosotros es susceptible de padecerlo, siendo más vulnerables los ancianos, personas con enfermedades crónicas y niños menores de un año.

Es importante saber que el golpe de calor puede darse en el momento o tras varios días de la exposición a las altas temperaturas.

¿Cómo sabemos si estamos ante un golpe de calor?

Cuando llegamos a esta situación podemos encontrarnos:

  • Boca seca
  • Sed intensa
  • Piel roja y seca
  • Sudoración intensa y sensación de calor sofocante
  • Fiebre alta (Temperatura de más de 39ºC)
  • Nauseas y vómitos
  • Agotamiento o debilidad
  • Mareos e incluso “desmayo”
  • Dolor de cabeza
  • Y en estado de más gravead aún, confusión, desorientación o coma.

En el caso de los niños pequeños los síntomas son más inespecíficos: sudoración, irritabilidad de la piel y llanto inconsolable.

¿Qué debemos hacer ante ello?

Siempre debemos de llamar a los servicios de emergencias. Llamar a 112 o 061. Mientras que llegan, podemos ayudar a la persona afecta de la siguiente forma:

  • Llevarla a un lugar fresco y a la sombra, a poder ser con ventilador o aire acondicionado.
  • Desvestirla o aflojarle la ropa.
  • Poner paños fríos en cabeza, cuello, axilas e ingles.
  • Mojar la piel
  • Si tiene buen nivel de conciencia y no esta vomitando, darle agua a sorbos pequeños. No debemos usar líquidos azucarados ni bebidas alcohólicas como la cerveza, porque aumentan la deshidratación.
  • No dar medicamentos para bajar la temperatura
  • Si la temperatura está por encima de los 40ºC y tenemos posibilidad, debemos de meterla en una bañera con agua fría.
  • Si la persona esta inconsciente, y dado el riesgo de vomito, mantenerla en posición lateral de seguridad.

¿Cómo prevenirlo?

Para combatir las altas temperaturas y evitar una insolación no debemos olvidar:

  • Beber frecuentemente agua, aunque no tengamos sed (esto es muy importante en niños y ancianos).
  • Vestir con ropa ligera, clara y de algodón, facilitando así la traspiración.
  • Evitar la exposición solar prolongada, sobre todo entre las 12.00 y las 20.00 horas. A estas horas las personas más frágiles deben permanecer en casa, en un ambiente fresco y bien ventilado. Si están en la calle deben de evitar la exposición directa al sol mediante sombreros, gafas de sol y protección solar.
  • Comidas ligeras y frescas para evitar las digestiones pesadas.
  • Evitar ejercicios físicos en las horas de más calor.

Captura de pantalla 2017-06-28 a las 11.48.21

Rocío Miranda

Residente MFyC

 

Ansiedad, pánico y evitación: ¿Se pueden superar?

En nuestro día a día nos encontramos situaciones de los más diversas, que nos provocan reacciones físicas y mentales como respuesta a un estímulo y que nos ayudan a crear una respuesta con mayor rapidez, sobre todo si la situación se interpreta como amenaza para nuestra integridad. Un ejemplo sería que un perro ladrando se acercara a toda velocidad hacia ti o que oyeras abrirse una ventana súbitamente cuando no hay nadie más en casa. Seguro que alguna vez has vivido una experiencia similar en tu vida…

¿Es esto ansiedad?

Probablemente sea así si la situación genera síntomas tales como palpitaciones, temblor, opresión en el pecho, “nudo” en la garganta, sudor, hormigueo, molestias estomacales, sequedad bucal, tensión muscular, inquietud, sensación de estar “al límite”, pensamientos de que va a ocurrir algo malo, etc.

Captura de pantalla 2017-06-28 a las 11.38.08

Y, ¿qué es el pánico?

Es una crisis de ansiedad intensa y súbita, donde repentinamente aparecen los síntomas antes descritos, pero con mayor severidad, pudiendo llegar a perder el control y el juicio de realidad, con pensamientos catastróficos y de peligro inminente. Normalmente ocurre en condiciones reales, por ejemplo, cuando evitamos un atropello o en zonas de conflicto y guerras.

Los humanos y los animales poseemos mecanismos fisiológicos por los cuales aparecen estos síntomas ante situaciones de peligro para poder evitarlas o huir en caso necesario, logrando así aumentar las posibilidades de supervivencia. Se conoce como respuesta ataque-huida y consiste en los siguientes cambios tras la activación del sistema nervioso simpático:

  • Liberación de adrenalina y noradrenalina: la persona se siente alerta, inquieta , nerviosa.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca: mejora el aporte sanguíneo a los músculos.
  • Hiperventilación (respiración rápida y frecuente): mejora la oxigenación y rendimiento muscular. Provoca además sensación de falta de aire (los pulmones están llenos y no entra más), disminuye la oxigenación cerebral creando una percepción extraña de las cosas, mareo, visión borrosa.
  • Aumento de flujo sanguíneo en extremidades (para poder correr y pelear de ser necesario) y disminución en la superficie corporal (para evitar desangrarse en caso de ser herido). Puede dar sensación de hormigueo, temblor, escalofríos.
  • Dilatación de pupilas: aumenta campo visual y visión en nocturnidad
  • Aumento de la tensión muscular: para facilitar la acción. Puede provocar contracturas de la musculatura paravertebral, mareo, dolores musculares, náuseas.
  • Aumento de la temperatura corporal: lo que provoca sudoración como mecanismo de enfriamiento.

Este funcionamiento especial del organismo no se puede mantener durante mucho tiempo activado, es responsabilidad del sistema nervioso parasimpático “frenar” esta respuesta hasta alcanzar el estado normal del organismo.

¿Cuándo se consideran ambas situaciones un problema para la salud?

La ansiedad y el pánico forman parte de un mecanismo de defensa normal del organismo. Cuando la respuesta ataque – huida se genera en situaciones aparentemente inocuas (cruzar una calle, entrar en un supermercado, ir en transporte público, etc) o bien se produce frecuentemente o en ocasiones sin desencadenante aparente se considera patológico. Estas personas llegan a desarrollar una preocupación y temor constantes por la posibilidad de sufrir las crisis de ansiedad pero, sobre todo, de pánico y se produce una necesidad de evitar las situaciones que las han desencadenado anteriormente, limitando la vida de la persona que las padece cada vez más , llegando incluso a recluirse en su propia casa cual “refugio”, esto consigue evitar la aparición de las crisis pero refuerza la falsa creencia de que está en peligro al sufrir dichas sensaciones. A su vez esta especie de aislamiento hace que la persona se vuelva depresiva y tenga sentimientos de desesperanza.

Como se evita a toda costa la aparición de los síntomas, no se da lugar a que el sistema parasimpático actúe como inhibidor natural de las crisis. Si la persona “aguantara el tirón” comprobaría de que no ocurre nada catastrófico.

default

¿Cómo actuar para superar el pánico y la evitación?

  • No pensar que los síntomas que se generan en la ansiedad y el pánico son peligrosos y que no se pueden soportar. Pueden llegar a ser muy desagradables, pero si se soportan desaparecen sin provocar daño.
  • Propiciar la aparición de las sensaciones físicas de la ansiedad, realizando ejercicio físico, por ejemplo, así se aumenta la tolerancia y se desarrolla un pensamiento de normalidad ante estas sensaciones.
  • No evitar situaciones por estar ansioso o haber sufrido pánico, hay que enfrentarlas y si se está muy incómodo detenerse un momento, salir y luego continuar.
  • Al enfrentarse nuevamente a una actividad que antes evitaba buscar acompañamiento, cuando ya se tenga la confianza suficiente proseguir solo.
  • Practicar alguna técnica de relajación, ayudan a disminuir los síntomas de la ansiedad. La utilidad depende del suficiente entrenamiento del interesado. Más abajo detallaremos una técnica sencilla y de gran ayuda.
  • No esperar que la ansiedad desaparezca en su totalidad. Como hemos explicado forma parte de la respuesta fisiológica normal del organismo. El objetivo es aprender a controlarla sin someterse a la misma.

Autoentrenamiento en relajación:

El Dr. Manuel Jesús Martínez López, psicólogo de la Unidad de Salud Mental Comunitaria Oriente, ha desarrollado una técnica de autorelajación sencilla y muy útil (según la medida en que se practique) y nos la facilita para compartirla con nuestros lectores. La paciencia y constancia con claves para obtener los resultados deseados.

Es una técnica “de bolsillo”, es decir, que al final del autoentrenamiento se podrá aplicar en cualquier momento y cualquier situación de su vida.

Descárgalo

Erika Torres

Residente MFyC

 

Cáncer colon y recto

¿Qué es el cáncer de colon y recto?

Es una enfermedad que se origina en la pared del intestino a partir de un pólipo intestinal que con el paso del tiempo puede aumentar de forma desordenada, pudiendo extenderse a otras partes del cuerpo. Este proceso puede tardar hasta 10 años en producirse.

Los cánceres de colon y de recto (Cáncer colorrectal) son los más frecuentes en los países desarrollados y causan índices altos de mortalidad entre hombres y mujeres.

Es el segundo tumor más frecuente en mujeres después del cáncer de mama y el tercer en hombres después del cáncer de próstata y de pulmón.

Con frecuencia el cáncer es silencioso, y cuando se manifiesta, puede presentar estos síntomas:

  • Un cambio persistente en los hábitos de evacuación del intestino, especialmente la necesidad de ir al servicio con más frecuencia de lo habitual o una
    diarrea, ambos con una duración de varias semanas, aunque también comenzar con un estreñimiento importante sin haberlo sufrido antes.
  • Sangrado por el ano sin razón aparente.
  • Dolores abdominales severos.
  • Un bulto en el abdomen.

Estos síntomas no quieren decir necesariamente que se tenga cáncer colorrectal, sino que es necesario descartarlo, por lo que le aconsejamos consulte con su médico de cabecera.

¿Qué personas presentan un riesgo elevado de contraer un cáncer colorrectal?

El riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal aumenta con la edad. Ocho de cada diez personas diagnosticadas de cáncer colorrectal tienen más de 60 años.

Las personas que apenas hacen ejercicio, la obesidad y el consumo excesivo de carnes rojas y procesadas y las dietas pobres en verduras, frutas y legumbres, predisponen a tener un cáncer colorrectal.

Las personas con un historial familiar de cáncer colorrectal presentan un mayor riesgo de contraer esta enfermedad, si bien más del 70% de los cánceres colorrectales no están asociados a riesgo familiar.

Si usted tiene un familiar de primer grado (padre, madre, hermano/a) al que le han diagnosticado un cáncer colorrectal ó 2 ó mas familiares de segundo grado con este mismo diagnóstico, consulte a su médico.

¿Se puede prevenir el cáncer colorrectal?

Sí. La detección precoz contribuye a su prevención y mejora las perspectivas de tratamiento.

Lo ideal, es incorporar hábitos que hagan menos probable su padecimiento:

  • Abstenerse de tabaco y alcohol
  • Realizar ejercicio físico.
  • Evitar la obesidad.
  • Dieta rica en verduras y frutas.
  • Consumo no excesivo de carnes rojas y procesadas.

Ca colon 1

¿Cómo se diagnostica?

La prueba principal es la colonoscopia, que permite visualizar directamente el interior de todo el colon detectado posibles problemas. En el estudio, a veces es necesario hacer otrotipo de pruebas (Ecografía, análisis, TAC…).

En ocasiones, y como paso previo, pueden solicitarle “sangre oculta en heces”, que con tres pequeñas muestras de heces nos permite detectar si hay restos microscópicos de sangre, un dato de sospecha de la enfermedad.

¿Qué es exactamente una colonoscopia?

Una colonoscopia es la forma más eficaz de diagnosticar un cáncer colorrectal.

Consiste en la realización de una exploración del intestino grueso: se introduce un tubo delgado y flexible, con una cámara incorporada en su extremo  y se le guía a través del intestino.

Se realiza en el hospital bajo sedación (control del dolor), sin necesidad de ingreso. Para la realización de esta prueba es imprescindible hacer los días previos a la misma una preparación específica que le indicarán en su Centro de Salud.

Como ocurre con la mayoría de los procedimientos médicos, existe la posibilidad de que surjan complicaciones, como sangrado y perforación.

En todo caso, usted estará bajo vigilancia médica y le indicarán qué debe hacer si nota cualquier molestia inusual tras la misma, que será atendida con todos los medios disponibles.

La mayoría de las personas que se someten a una colonoscopia no tienen cáncer.

También se pueden detectar pólipos (lesiones) que pueden evolucionar hacia un cáncer con el transcurso del tiempo. La extirpación de pólipos durante una colonoscopia puede reducir las probabilidades de contraer un cáncer colorrectal en el futuro.

Si se detecta cáncer colorrectal en una fase inicial, la probabilidad de supervivencia es superior al 90%.

¿Qué ocurre si necesito tratamiento para un cáncer colorrectal?

Si se detecta cáncer colorrectal en una fase inicial, la probabilidad de supervivencia es superior al 90%.

Si el cáncer se encuentra en un pólipo que ha sido extirpado durante una colonoscopia, es posible que sólo sea necesario acudir a revisiones médicas periódicas.

En caso de que no haya podido ser extirpado durante una colonoscopia el tratamiento principal será la cirugía. En algunos casos también puede ser necesario actuar con tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

Estíbaliz Bengoa

Residente MFyC

Antibióticos: un buen uso hoy te protegerá mañana.

Antibióticos: un buen uso hoy te protegerá mañana.

En muchas ocasiones vamos a la consulta del médico pensando que nos va a tocar hacer un ciclo de tratamiento antibiótico por el cuadro de tos, mocos y dolor de garganta con el que llevamos 5 días, y sin embargo salimos con una receta de paracetamol cada 8 horas; y a pesar de ser probablemente el tratamiento más adecuado y el que tu médico ha decidido implantar después de realizar una historia y una exploración completa, no podemos evitar pensar en alguna ocasión: “con el antibiótico me pondría mejor antes”, pero NO, pues la gran mayoría de estos cuadros son causados por virus, y los antibióticos no actúan sobre dichos microorganismos, por lo que tardaríamos lo mismo en recuperarnos, pero habiendo tomado un tratamiento totalmente innecesario.

uso-racional-de-medicamentos-Blog-Unimed-2

Tenemos que aprender a realizar un buen uso (o como se dice, un uso racional) de estos fármacos, y para ello debemos confiar en nuestro médico y creerlo cuando nos dice que lo más apropiado para nuestra conjuntivitis es realizar limpieza diaria de los ojos y lavarse mucho las manos, y en caso de que no mejore utilizar un colirio determinado.

Y…¿qué pasa si generalizamos el uso de los antibióticos?

Aparecen las llamadas “resistencias”, que es la capacidad de un microorganismo a resistir los efectos del fármaco. Las cepas resistentes aparecen por selección natural, a partir de mutaciones que se producen en la bacteria. El antibiótico, al entrar en contacto con una población bacteriana, permite sólo la proliferación de aquellas que presentan la mutación que anula la acción del antibiótico, permitiendo de este modo la supervivencia de las cepas más fuertes.

Además, tenemos que tener en cuenta que el antibiótico no sólo mata a los microorganismos responsables de la enfermedad, sino también a muchas otras beneficiosas para el organismo y que conviven en nosotros, acabando así con sus efectos positivos y pudiendo, por otro lado, favorecer el sobrecrecimiento de hongos.

¿Qué ocasionan las resistencias?

El problema de las resistencias radica en la dificultad para tratar determinadas infecciones, pudiendo ocasionar cuadros muy graves, sobre todo en pacientes con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos, debilitados o sometidos a cirugía. Siendo necesario recurrir a veces a otro tipo de antibióticos con mayor potencia o realizar combinaciones de varios a la vez, por lo que aumenta la probabilidad de que aparezcan efectos secundarios.

Todo esto supone un enorme gasto sanitario, y los recursos que se malgastan así, no se pueden usar en otras necesidades sociales.

CUGD-zdW4AAZ2XQ

Y después de todo esto, ¿qué significa el uso racional de estos fármacos?

Cuando hablamos de algo racional nos referimos a lo relativo a la razón. Por lo tanto un uso racional será aquel que obedece a motivos y que no se hace a la ligera.

Los antibióticos están indicados cuando se sospecha una enfermedad bacteriana, teniendo que utilizarlos a una dosis y durante un tiempo adecuado. En el resto de infecciones carecen de utilidad, por lo que no estarían indicados.

¿Cómo se sabe si la infección es vírica o bacteriana?

En la mayoría de los casos se puede deducir por la clínica que presenta el paciente y la exploración, jugando un papel muy importante los factores epidemiológicos. En otras ocasiones es necesario realizar una prueba de detección (ej. Cultivo de orina).

Recuerda que la mayoría de los cuadros catarrales, gripales, dolores de garganta, gastroenteritis, conjuntivitis, etc. son de origen vírico.

Y si la infección es bacteriana… ¿se trata siempre?

  1. NO. Sólo se deben tratar aquellas en las que esperamos una razón riesgo/beneficio favorable. Ej: algunas diarreas son de origen bacteriano, pero su tratamiento antibiótico apenas acortaría los síntomas, pudiendo dar efectos secundarios, aumento de las resistencias de las que hablamos, etc.

En definitiva ¿qué se puede hacer para mejorar?

  • Sólo usar los antibióticos que prescriba el médico, y siguiendo siempre las pautas indicadas.
  • No presionar al médico para que nos prescriba estos medicamentos si nos indica que no es necesario.
  • Evitar la reiteración de consultas por procesos banales.

automedicacic3b3n

María Burgos

Residente MFyC

 

La Hipertensión Arterial

¿Qué es la presión arterial?

Es la fuerza con la que la sangre circula por nuestras venas y arterias. La unidad con la que se mide esa fuerza son los milímetros de mercurio (mmHg).

Cuando su enfermera o su médico le hace una medición de la presión arterial, siempre le da dos números: uno más alto que el otro.

El más alto se refiere a la Presión Arterial Sistólica (PAS), la fuerza máxima a la que viaja la sangre cuando el corazón se contrae.

El más bajo se refiere a la Presión Arterial Diastólica (PAD), la fuerza máxima a la que viaja la sangre cuando el corazón está relajado.

Definidos estos conceptos, los valores normales de Presión Arterial se sitúan por debajo de 140/90 mmHg, esto es: menos de 140 mmHg de PAS y menos de 90 mmHg de PAD.

Black tonometer and heart isolated on white

¿Qué es la Hipertensión Arterial (HTA)?

La HTA se define como unos valores de presión arterial por encima de 140/90 mmHg.

Se trata de una enfermedad que afecta al 20% de los adultos entre 40 y 65 años, y a casi el 50% de la población superior a 65 años.

Lo más preocupante de esta enfermedad no son sus consecuencias, que por supuesto también son muy preocupantes e importantes. Lo más preocupante de esta enfermedad es que se trata de una enfermedad silenciosa en la mayoría de las veces: no da síntomas, pero sí que afecta negativamente a la salud de quien la padece: de ahí la prevención, porque es un factor de riesgo cardiovascular y aumenta el riesgo de un accidente isquémico cerebral.

¿Qué es lo que hace que tenga la tensión alta?

La causa más frecuente de HTA se desconoce, que es lo que se llama HTA esencial o idiopática. Pero sí que se han identificado factores de riesgo que favorecen que se puede tener en un futuro la tensión alta:

  • Herencia: las posibilidades de desarrollar HTA son el doble si alguno de los progenitores sufría HTA a si no la sufría.
  • Sexo: los hombres tienen más posibilidades de padecer HTA, hasta que las mujeres llegan a la menopausia, donde la posibilidad se iguala entre hombre y mujeres.
  • Edad: cuando nos hacemos mayores, nuestros mecanismos de regulación de la presión arterial no funcional tan bien como cuando éramos jóvenes, por lo que conforme vamos cumpliendo edad, la tensión arterial suele ir subiendo.
  • Tabaquismo
  • Colesterol alto
  • Diabetes
  • Anticonceptivos orales
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Embarazo
  • Otras enfermedades

hipertension-tabaco-300

Entonces, ¿tiene o no tiene síntomas la HTA?

Como se ha dicho anteriormente, lo más serio de esta enfermedad es su carácter silencioso, pero en ocasiones podemos tener algunos síntomas como cansancio generalizado, dolor de cabeza por detrás de la cabeza y cuello, dolor de pecho, palpitaciones, mareos, zumbidos en los oídos…

Pero ni que decir cabe que los síntomas justamente descritos son síntomas inespecíficos que aparecen en el contexto de otras muchas enfermedades, por lo que no siempre que los tengamos presentes vamos a tener la tensión arterial elevada.

Diagnóstico

La única forma de diagnosticar la HTA es midiendo la tensión arterial con el tensiómetro o esfingomanómetro. Mucha gente tiene la tensión elevada durante muchos años sin que lo sepan, de ahí la importancia de revisiones periódicas con su médico de cabecera y con su enfermera, revisiones que serán más frecuentes si usted padece alguno de los factores de riesgo arriba mencionados.

Mencionar que una medición aislada de una presión arterial elevada no diagnostica de HTA. El diagnóstico queda establecido tras un calendario corto en el que queden reflejadas tensiones arteriales superiores a 140/90 en distintos momentos del día.

¿Cómo trato mi tensión elevada?

La primera actitud que su médico de cabecera llevará a cabo con usted tras diagnosticarle HTA será aconsejarle que modifique comportamientos alimenticios, de hábito, de higiene… de su día a día, ya que en la mayoría de las veces, modificando éstos queda controlada la tensión arterial por un tiempo, evitando así la toma de medicamentos.

Si tras la incorporación a su vida de estos nuevos hábitos, la tensión persiste elevada, su médico posiblemente le indique la necesidad de comenzar con tratamiento farmacológico junto con los hábitos de vida ya adoptados. A continuación les enseñamos qué modificaciones se debería llevar a cabo en la vida de un paciente con HTA:

  • Incrementar la actividad física aeróbica: por ejemplo, pasear a un ritmo rápido 4 o 5 veces por semana durante 30-45 minutos.
  • Mantener un peso normal
  • Disminuir la ingesta de alcohol: para hombres, no más de 720 ml de cerveza, o no más de 300 ml de vino, o no más de 60 ml de whisky al día. La mitad de cantidad en mujeres.
  • Dieta baja en sal.
  • Dieta rica en verdura y fruta y lácteos bajos en grasa.

dieta-hipertension-arterial

¿Qué puedo hacer para prevenir la HTA?

La prevención es el mejor arma para combatir la HTA: bien para evitarla, retrasarla o bien para hacer un diagnóstico precoz.

  1. Evite el sobrepeso.
  2. Realizar ejercicio físico a diario, y a ser posible, al aire libre.
  3. Disminuya la cantidad de sal en las comidas, así como el consumo de grasas, y aumente la ingesta de fruta y verdura.
  4. No fume, disminuya la ingesta de alcohol, café, té.

Álvaro Delgado

Residente MFyC

@csmontequinto

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: