Centro de Salud Montequinto

Centro de Salud Montequinto
Av. Los Pinos, SN
Dos Hermanas (Sevilla)
Tel.: 955 928 650/51

Ver mapa

Horario de apertura:

CONSULTAS
Lunes a Jueves de 8:00 a 20:00 h.
Viernes de 8:00 a 17:00 h.

URGENCIAS
Lunes a jueves de 20:00 a 8:00 h. y
Viernes de 17:00 a 8:00 h.
Sábados y domingos: 24 h.

Siempre que acuda al centro traiga consigo la Tarjeta Sanitaria

Pida cita telefónica a través de Salud Responde (902 50 50 60) o por Internet (ClicSalud+)

Cita On Line

TELÉFONOS DE INTERÉS

Unidad de Gestión Clínica Montequinto
955 92 86 50/51

Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla
955 01 92 00

Emergencias Sanitarias
061

Urgencias Sanitarias
902 505 061

Salud Responde
902 505 060

Emergencias
112

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 407 seguidores más

Conociendo la migraña

La migraña es una de las causas más frecuentes de dolor de cabeza. Se desconoce la causa e incluso puede ser hereditaria, afectando más a MUJERES y gente JOVEN.

¿Cómo es el dolor?

Suele afectar a un solo lado de la cabeza y puede ser pulsátil (como un latido), intenso o moderado o acompañarse de náuseas y vómitos. La luz y los ruidos suelen empeorarlo. Puede durar desde pocas horas hasta 2-3 días.

En algunas ocasiones, existen determinados síntomas que nos avisan de que una nueva crisis migrañosa está a la vuelta de la esquina. Es lo que se conoce como AURA y suele durar entre 5-20 minutos. ¿Y en qué puede consistir el aura?:

  • Manchas negras, líneas en zigzag, visión en túnel o luces que parpadean en los ojos.
  • Dolor o pérdida de visión de un ojo.
  • Hormigueos
  • Debilidad en algún brazo.
  • Dificultad para encontrar las palabras.

Son muchas las situaciones que pueden desencadenar una crisis. Pongamos algunos ejemplos…

MIGRAÑA 1

Por tanto, debemos evitar estas situaciones, siendo muy importante dormir con un horario regular, realizar ejercicio (30-40 minutos de 4 a 6 veces por semana) o disminuir el estrés diario.

MIGRAÑA 2

Para diagnosticar este tipo de dolor de cabeza, no es necesario realizar análisis ni radiografías. Es buena idea llevar a la consulta un CALENDARIO en el que aparezcan señalados los días y la intensidad de los síntomas.

 

Y si ya tengo el dolor de cabeza, ¿qué puedo hacer?

Tomar los analgésicos tal y como su médico le ha indicado, pero ¡ojo! SIN ABUSAR, ya que pueden tener un “efecto rebote” y aumentar los síntomas. También le puede ayudar descansar en una habitación tranquila, sin luz.

¿Cuándo consultar a mi Médico?

Si el dolor no cede con la medicación habitual o aumenta la frecuencia de su consumo, si las características del dolor son diferentes a otras ocasiones o si presenta fiebre. También si las crisis se hacen cada vez más frecuentes (4-6 crisis o más a lo largo de un mes).

FUENTES:

https://www.semfyc.es/medicos/

https://portal.guiasalud.es/material-pacientes/migrana-cronica/

Lourdes León
Residente MFyC

¿QUÉ ES UN RESFRIADO?

RESFRIADO COMÚN

El resfriado común es una enfermedad infecciosa molesta pero poco grave producida por virus (puede estar causado por más de 200 virus distintos). Se estima que los adultos presentan resfriado de 2 a 4 veces y los niños de 6 a 8 veces al año. Los niños suelen sufrir más resfriados que los adultos por el mayor contacto físico entre ellos y por la inmadurez de su sistema inmunitario. Aunque la mayoría de casos son leves y suelen durar menos de una semana, los resfriados ocupan un gran número de visitas al médico.

resfri

Causas de un resfriado ¿virus o bacterias?

Como se ha comentado previamente, los resfriados están provocados por virus. Esto virus se encuentran en gotas invisibles presentes en el aire que respiramos o en las cosas que tocamos, y pueden entrar en el organismo, desencadenando una reacción del sistema inmunitario que causa dolor de garganta, dolor de cabeza y dificultades para respirar por la nariz, entre otros.

Para aclarar dudas entre la infección por virus o por bacterias, ambas atacan al organismo, pero de modos distintos. En la mayoría de los casos, las infecciones víricas suelen desaparecer por sí mismas, lo que se denomina autolimitadas, y no requieren medicación para su curación. En cambio, las infecciones bacterianas suelen necesitar un tratamiento antibiótico para detener la diseminación de la infección.

¿Son contagiosos?

Son muy contagiosos, sobre todo durante los primeros dos días que se inician los síntomas. Y se pueden contagiar incluso durante un par de semanas después de que la persona se empiece a encontrar mal. Se presenta en forma de epidemias anuales que ocurren durante los meses más fríos. En esta época al permanecer mayor tiempo en lugares cerrados, poco ventilados y secos, las posibilidades de sufrir un resfriado aumentan.

Los resfriados se contagian a través del contacto directo con una persona resfriada o al inhalar partículas del virus que los provoca, que pueden viajar a través del aire, cuando alguien que está resfriado tose o estornuda. Tocarse la boca o la nariz después de haber tocado una superficie contaminada es otra vía de contagio.

Síntomas del resfriado.

En cuanto a la clínica, los síntomas del resfriado suelen aparecer dos o tres días después de exponerse a la infección. La mayoría de los resfriados desaparecen en 4-5 días, pero hay algunos que duran un poco más. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Fiebre leve.
  • Congestión nasal y estornudos frecuentes
  • Dolor-sequedad de garganta
  • Tos seca
  • Otros síntomas: Dolor de cabeza, ligeros dolores musculares, irritación ocular.

¿Cómo se tratan los resfriados?

Hay que tener claro que el tratamiento va encaminado a aliviar los síntomas y prevenir complicaciones, ya que no existe tratamiento curativo para el resfriado. Los antibióticos no son efectivos contra los virus ni mejoran los síntomas del resfriado. Tomar estos medicamentos innecesariamente puede conducir a una resistencia antibiótica, lo que supondría una situación peligrosa en la que otras bacterias que causan infecciones serían inmunes a los efectos de ciertos antibióticos. Por lo que el tratamiento sería:

  • Analgésicos.Para aliviar la fiebre, el dolor de garganta, el dolor de cabeza y fiebre.
  • Aerosoles nasales descongestionantes. Aunque el uso prolongado puede causar un efecto rebote.
  • Jarabes para la tos. No hay pruebas convincentes de que estos medicamentos sean beneficiosos.
  • Remedios caseros:
    • Beber mucho líquido. El agua, los jugos, el caldo claro o el agua tibia con limón son buenas opciones. Evita la cafeína y el alcohol, que pueden deshidratarte.
    • Descansar. Reposo domiciliario. Además de la oportunidad de descansar, reducirás las posibilidades de contagiar a otros.

¿Cuándo acudir al médico?

Acuda al médico si empeora en lugar de mejorar o si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Tos con expectoración verdosa
  • Dificultad respiratoria
  • Cansancio o apatía inusual
  • Dolor de cabeza o garganta de intensidad creciente.
  • Presenta fiebre de 39º
  • Los síntomas le duren más de una semana.

“No existe tratamiento curativo para el resfriado, el tratamiento va encaminado a aliviar los síntomas. Los antibióticos no son efectivos contra los virus ni mejoran los síntomas del resfriado”

Alfonso Lira

Residente MFyC

Hablemos de diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica crónica muy prevalente en nuestro medio (cuya incidencia ha ido aumentado de manera considerable en los últimos años), caracterizada por niveles de azúcar (glucosa) en sangre elevados.

En condiciones normales, la insulina (sustancia producida por el pancreas) se encarga de mantener unos niveles adecuados de glucosa en el organismo. 
En la diabetes se produce o bien una falta de secreción de insulina por parte del páncreas y/o bien una disminución del efecto de la insulina, que acaba provocando un aumento de los niveles de azúcar en sangre.

A grandes rasgos, existen dos grupos principales de diabetes: la diabetes tipo 1, que se presenta de manera característica a edades jóvenes y se debe a una falta de reserva pancreática, y por tanto, de insulina y la diabetes tipo 2, que constituye el 90% de las diabetes en nuestro entorno y que se relaciona en gran parte con el estilo de vida. Su incidencia está aumentando de manera considerable en los últimos años debido al aumento del sedentarismo y la obesidad (incluso en niños y jóvenes, dato alarmante, que va de la mano de la creciente obesidad infantil)

Síntomas que nos pueden hacer sospechar la diabetes

La diabetes puede presentarse con síntomas, que pueden ser tan leves que ni siquiera se noten (motivo por el cual muchas personas con diabetes tipo 2 no saben que tienen esta enfermedad hasta que no aparecen complicaciones asociadas). Estos síntomas, que nos pueden hacer sospechar diabetes son:

– Aumento de la sed y de las ganas de orinar
– Aumento del apetito
– Pérdida de peso sin razon aparente
– Fatiga, visión borrosa
– Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies

Infografia diabetes

“No duele” pero “puede darnos problemas”

Así, la diabetes es una enfermedad “que no duele”, pero que de no controlarse adecuadamente, a largo plazo la presencia continua de glucosa alta en la sangre puede provocar alteraciones de diversos órganos, especialmente los ojos, los riñones, los nervios, el corazón y los vasos sanguíneos. Esta enfermedad es una de las principales causas de morbilidad, invalidez y mortalidad en nuestro país, con graves complicaciones asociadas como el infarto de miocardio o la enfermedad cerebrovascular, y las fatales consecuencias que pueden derivar de ellas.

Recomendaciones generales

La buena noticia es que estos problemas se pueden prevenir, evitar o retrasar con un buen control de la diabetes (mantener cifras de presión arterial, glucosa y colesterol en sangre lo más próximo a lo normal, junto al abandono del hábito tabaquico). 
Para ello es fundamental que los pacientes diabeticos sigan una serie de recomendaciones en su vida diaria:

1. No fumar. El tabaco y la diabetes son dos grandes enemigos de nuestra salud y juntos son una “bomba de relojeria” para nuestro corazón y vasos sanguíneos.
2. Controlar periodicamente su peso.
3. Hacer una dieta adecuada y ejercicio físico de manera regular: reducir el consumo de sal, productos precocinados, productos ricos en grasa, bolleria y refrescos azucarados, a favor de aumentar el consumo de productos vegetales y fruta.
4. Mantener cifras tensionales adecuadas.
5. Mantener unos niveles adecuados de azúcar y colesterol.
6. Aprender a controlar su diabetes y realizar sus revisiones periodicamente.

Como conclusión, debemos tener claro que el mejor momento para tratar las complicaciones de la diabetes es antes de que se presenten, controlando adecuadamente nuestro estilo de vida, manteniendo una vida activa y una dieta saludable y, por supuesto, controlando otros factores cardiovasculares como el colesterol y las cifras de tensión.

Fuentes de consulta:
http://www.tuendocrinologo.com
http://www.fundaciondiabetes.org
https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes

Elena Pérez Soto
Residente CS Montequinto.

Convivir con la piel atópica

¿Qué es la dermatitis atopica?
La dermatitis atópica (o eczema atópico) es una enfermedad inflamatoria de la piel que produce lesiones eczematosas, picor y sequedad de la misma. Se manifiesta con mayor frecuencia en la edad infantil afectando hasta a un 20% de la población de esta edad pudiendo aparecer a todas las edades, afectando de forma crónica a la piel y sufriendo “brotes” de empeoramiento de los síntomas. No obstante hasta un 75% de los casos se resuelve pasada la edad pediatrica. De forma frecuente se acompaña de otras entidades como asma o ritinis alérgica.

¿A quién afecta?
Las personas más propensas a padecer este tipo de afección de la piel son aquellas con antecedes personales o familiares de atopia, rinitis alérgica y asma. Se ha relacionado su desarrollo con cuatro factores fundamentales: predisposición genética, alteración de la inmunidad, disfunción de la primera capa de la piel ( epidermis) y factores ambientales.

¿Cómo se manifiesta en mi piel?
Se puede manifestar de forma muy variable en cada persona. Puede producir diferentes tipos de lesión en la piel, pero son la sequedad cutánea y el picor los más frecuentes y suelen estar presentes en la mayoría de los casos. El diagnóstico es clínico. Esto es, no es necesario realizar ninguna prueba diagnóstica complementaria: únicamente con lo que cuenta el paciente y con unas lesiones compatibles, es posible hacer diagnóstico de dermatitis atópica.

Los síntomas y signos más frecuentes son los siguientes:
– Piel seca
– Picor en menor o mayor intensidad, sobre todo por las noches.
– Máculas (“manchas”) rojizas y blancas y placas (“costras”) rojizas y marronaceas que aparecen sobre todo en manos, pies, tronco, flexuras de codos y rodillas. En los bebés en la cara y en el cuero cabelludo son las localizaciones más frecuentes.
– Lesiones por rascado persistente producidas por el intenso picor. Desde heridas erosivas con pérdida de la capa superficial de la piel con riesgo de sobreinfección, hasta lesiones por rascado crónico con formación de costras y engrosamiento de la piel.
– Palmas hiperlineares y doble pliegue del párpado inferior secundario a la sequedad excesiva de la piel son característicos de personas con piel atópica.

¿Se pueden complicar estas lesiones?
Los síntomas que son más incapacitantes, el picor y la sequedad de piel, están detrás de la mayoría de las complicaciones derivadas de la dermatitis atópica. Las más frecuentes son las siguientes:
– Liquenificacion de la piel: desencadenado por el picor intenso de una zona de la piel que nos induce al rascado, produciendo este rascado una sensación aún más de picor que hace que nos rasquemos aún más, entrando en un círculo vicioso picor-rascado que resulta muy perjudicial para la piel y termina produciendo un engrosamiento y cambio de coloración de la misma.
– Infecciones: el rascado y la inflamación de la piel también motivan a que se produzcan fisuras y grietas en la piel que corren el riesgo de sobreinfectarse.
– Problemas de sueño: por el intenso picor de predominio nocturno que dificulta el descanso. Puede llegar a ser muy incapacitante sobre todo en niños y es un motivo frecuente de consulta.
– Dermatitis irritativa y de contacto: frecuente en personas que diariamente tienen las manos húmedas y expuestas a productos irritativos como jabones, lejías…

¿Cuál es el tratamiento?
El mejor tratamiento es la prevención del desarrollo de brotes o exacerbaciones haciendo hincapié en el cuidado diario de la piel. Para ello, llevar a cabo las siguientes recomendaciones día a día es esencial en cualquier persona con dermatitis atópica:
– Hidratacion de la piel: usar cremas o ungüentos emolientes y humectantes. Mejor cremas que aceites. El mejor momento para aplicarla es justo después del baño. Es importante insistir en su uso de forma diaria, incluso fuera de los brotes.
– Baño y la ducha de unos 10/15 minutos de duración evitando el agua muy caliente.
– Sécate con cuidado con la toalla a pequeños golpecitos.
– Recomendar el uso de prendas de algodón y evitar el contacto directo de la piel con lana, plásticos… La tolerancia a fibras sintéticas es muy variable, y deberá evaluarse en cada caso.

No obstante, en periodos de empeoramiento, conviene consultar con tu médico de familia o pediatra la posibilidad de llevar acabo algún tratamiento específico para cada tipo de lesión o síntoma.

Entonces… ¿ cómo convivo con la piel atopica?
Lo más importantes en las personas con piel atopica es llevar acabo una correcta higiene y cuidados diarios con las medidas preventivas que se han expuesto previamente: mantener una buena hidratación de piel y evitar los productos irritantes y agresivos es el pilar más básico. Esto contribuirá a que haya menos exacerbaciones con un número menor de lesiones y de picor.
Además es importante advertir la aparición de lesiones o de prurito y consultar con tu médico lo antes posible para valorar el inicio de tratamiento y evitar el aumento las lesiones y aparición de complicaciones.

Fuentes: UptoDate, Dermapixel.

Lucía Molinero

Residente MFyC

La pastilla de la alergia

Seguro que muchos de nosotros hemos tomado en algún momento de nuestras vidas un antihistamínico, pero…. ¿qué es la histamina? ¿Es perjudicial? ¿Cómo funcionan los antihistamínicos? Pues en esta breve entrada vamos a intentar explicarlo.

Vamos a empezar comentando qué es la histamina. Es una sustancia que interviene en reacciones alérgicas, inflamación, en la secreción de ácido por el estómago y en la transmisión nerviosa.

Captura de pantalla 2019-05-26 a las 22.32.05.png

Los antihistamínicos se emplean en el tratamiento sintomático de la rinoconjuntivitis alérgica (estornudos, picor, secreción y congestión nasal, enrojecimiento ocular, lagrimeo) y de la urticaria (picor, enrojecimiento, disminución de las ronchas), donde la histamina se libera de forma descontrolada ante sustancias inofensivas. No son fármacos curativos, sino que solo sirven para aliviar los síntomas más molestos de la alergia.

Son unos de los fármacos más recetados, y existen dos grupos principales: los de “primera generación” o “clásicos”, y los de “segunda generación” o “no sedantes”. No hay mucha diferencia en eficacia, pero sí en efectos secundarios y especificidad.

Antihistamínicos de primera generación: Son capaces de entrar en el sistema nervioso central y son menos selectivos a la hora de “inutilizar” los receptores de histamina, por lo que tienen más efectos secundarios. Estos pueden ir desde somnolencia a aumento del apetito, estreñimiento o sequedad de boca. Normalmente hay que tomarlos varias veces al día porque el hígado los inactiva con bastante facilidad. Entre ellos se encuentran Fluidasa (Mepiramina, utilizado para disminuir la broncoconstricción en la bronquitis), Atarax (Hidroxicina, el más eficaz para el tratamiento del picor) y Polaramine (Dexclorfeniramina, el único antihistamínico inyectable comercializado en España), entre otros.

Antihistamínicos de segunda generación: tienen menos efecto sobre el sistema nervioso central y son más selectivos con los receptores H1, los responsables de la sintomatología alérgica, por lo que tienen menos efectos secundarios que los clásicos. Sin embargo, no están exentos de ellos, pudiendo provocar también algo de sueño, de sequedad de boca y de aumento del apetito, pero siempre en menor medida que los clásicos. Se usan tanto por vía oral como tópica. En este grupo se engloban Loratadina, Ebastina o Cetirizina.

Si tiene cualquier duda acérquese al Centro de Salud y pida una cita con su médico.

Yeray Mengual

Residente MFyC

Carta de DESPEDIDA de ANTONIO JIMÉNEZ: El doctor Jiménez Cortés.

WhatsApp Image 2019-04-09 at 17.34.36
Queridas familias del cupo sanitario del que fui titular y queridos compañeros del Centro de Salud de Montequinto.

Como algunos de vosotros sabíais tenía intención, por circunstancias familiares, de jubilarme un poco antes de la edad correspondiente. Por motivos de salud acaecidos durante el mes de agosto pasado tuve que estar un tiempo prolongado de baja y a partir de ahí consideré que era oportuno jubilarme.

Tras 39 años de ejercicio profesional y 28 de una relación diaria y muy gratificante con vosotros, aquí en Montequinto, y dado que es imposible hacerlo personalmente con todos y cada uno, deseo con esta breve nota despedirme de todos.

Quiero agradeceros vuestra confianza y vuestro afecto a lo largo de estos años en los que he tenido ocasión de trataros a vosotros, a vuestros hijos y en muchas ocasiones a vuestros nietos.

Con todo mi cariño y mi agradecimiento

Antonio Jiménez Cortés

Abril de 2019.

Tendinitis de Quervain

Doctor, me duele la muñeca: tendinitis de Quervain

En este artículo vamos a repasar un dolor de muñeca que es bastante frecuente entre la población, y que se denomina tendinitis de Quervain.

Se trata de una inflamación de dos tendones que forman parte del dedo pulgar de la mano: el abductor largo y el extensor corto.

Aunque a veces se ha intentado establecer una relación entre el puesto ocupacional de una persona y el riesgo de padecer dicha inflamación, la verdad es que aún no se ha encontrado. Lo que sí se ha visto en múltiples estudios realizados con el fin de encontrar relaciones con este tipo de tendinitis es que es más frecuente en mujeres que en hombres, a partir de 40 años y en la raza negra. ¡Ojo! Eso no quiere decir que un hombre, de raza blanca y de unos 32 años no pueda padecerla: sólo que es menos frecuente.

La tendinitis de Quervain puede aparecer a raíz de un traumatismo previo sobre la región de la muñeca o, simplemente, puede aparecer un buen día sin causa alguna, con una intensidad de dolor variable.

Respecto a los síntomas que produce la tendinitis de Quervain hemos de decir que se trata de un dolor que aparece en la cara radial de la muñeca que se desencadena con los movimientos del pulgar y con la movilización de la muñeca, conllevando una disminución de la funcionalidad de la misma. El grado de limitación es muy variable: desde simple molestias hasta fuertes dolores que puedan suponer una limitación de la independencia de una persona.

Para diagnosticar este patología no hace falta realizar ninguna prueba de imagen. Simplemente una correcta exploración clínica: dolor a la extensión contrarresistencia del pulgar y una maniobra modificada de Finkelstein positiva: dolor a la movilización de la muñeca en dirección cubital con el pulgar sobre la palma de la mano y ésta cerrada.

DE QUERVAIN

Maniobra modificada de Finkelstein

Respecto al tratamiento, podemos decir que hay tres escalones:

1º Antiinflamatorios (ibuprofeno, naproxeno, dexketoprofeno) + reposo funcional de la muñeca + uso de férula + ejercicios rehabilitación

DE QUERVAIN RHB

Ejercicios de REHABILITACIÓN

tendinitis-de-de-quervain

Férula

2º Añadir sobre lo anterior una infiltración local de un corticoide junto a un anestésico

3º Cirugía

Álvaro Delgado Osuna

Residente MFyC

Tengo mal aliento: La halitosis

La halitosis es un síntoma bastante frecuente, siendo en ocasiones uno de los motivos de consulta, y en otras detectándose durante la exploración del paciente por otra causa.   Se define por olor desagradable procedente del aliento de una persona y tiene múltiples causas.

Aproximadamente 1 de cada 3 adultos mayores de 60 años padecen o han padecido en algún momento de su vida halitosis, no siendo conscientes de ello hasta en el 60% de los casos hasta que son informados por otras personas. Los varones suelen tener un grado de halitosis mayor que las mujeres.

halitosis¿De dónde procede el mal olor?

En la cavidad oral, surcos gingivales y sobre todo en la lengua, la cual presenta una superficie extensa y papilada, viven millones de bacterias que digieren los restos de alimentos que se quedan almacenados en estas zonas produciendo deshechos, llamados compuestos volátiles de sulfuro, causantes hasta en el 90% de los casos del mal olor oral.

Una mala calidad de la saliva también influye en el aumento del olor desagradable en la cavidad oral, ya que posee una acción lubricante y antibacteriana que mantiene controlada a la flora anaerobia (su incremento causa patologías bucondentales).

Tipos de halitosis

  • Halitosis fisiológica: no existe una enfermedad de base que la provoque.
  • Halitosis patológica: causada por enfermedades de la cavidad oral o extraorales.
  • Pseudohalitosis y halitofobia: por trastornos de origen psiquiátrico.

La halitosis fisiológica depende de varios factores orales que la determinan:

  • Edad: a mayor edad peor aliento, por los cambios en las glándulas salivales y disminución de la calidad de la saliva.
  • Saliva: a menor flujo mayor intensidad del aliento, por aumento de sobrecrecimiento bacteriano.
  • Aliento matutino: aumento de la cantidad de bacterias patológicas por estancamiento salival durante la noche.
  • Tabaco: proporciona un olor muy característico y duradero en la cavidad oral, en ocasiones enmascara la halitosis.
  • Hambre: El ayuno y las dietas hipocalóricas aumentan el nivel de halitosis.
  • Comida: Metabolitos de algunos alimentos, tales como la cebolla, ajo, carne, alcohol, se excretan tras la digestión por los pulmones ofreciendo un olor característico al aliento.

En la halitosis patológica juegan un papel fundamental las enfermedades de la cavidad oral, por ejemplo, la periodontitis, estomatitis, caries, abscesos dentarios, candidiasis, faringitis, tumores, fármacos (anticolinérgicos, fenotiacidas, antianginosos, antihipertensivos, antidepresivos, entre otros) y las enfermedades extraorales, tales como la sinusitis, cuerpo extraño nasal, anomalías craneofaciales, enfermedades digestivas, respiratorias, neurológicas, sistémicas.

La halitosis psicosomática o pseudohalitosis ocurre cuando el paciente percibe un mal aliento sin confirmarse por otros individuos ni en las pruebas diagnósticas, suele darse en personas tendentes a la autoobservación e introversión. Por otro lado, la halitofobia representa un miedo exagerado a tener un mal aliento, lo que provoca lavados bucales frecuentes, aislamiento social y laboral, procedimientos dentales innecesarios.

Para el diagnóstico de la halitosis se recoge la historia clínica indagando sobre el tipo de alimentación, hábitos tóxicos, tiempo de evolución, enfermedades previas, grado de higiene dental. Existen varias pruebas y maniobras para confirmar la halitosis (olor de aliento nasal y oral alternativamente, test de la cuchara, goteo postnasal, olor de la dentadura, entre otros)

¿Qué puedo hacer para mejorar mi aliento?

Podemos influir sobre algunos de los factores que influyen en la halitosis fisiológica. El PRINCIPAL MÉTODO ES LA HIGIENE DENTAL y saneamiento de las piezas dentarias. El uso del hilo dental al menos una vez al día y colutorios asociado al cepillado diario incluyendo el dorso lingual y paladar al menos 2 veces al día con pasta fluorada garantiza una higiene bucal óptima. No olvidar limpiar las piezas protésicas extraíbles.

La dieta rica en verduras y baja en carnes rojas reduce la halitosis, lo mismo ocurre si prescindimos del tabaco y cafeína.

Beber abundante agua para fluidificar la saliva y mejorar su calidad, especialmente en pacientes ancianos con disminución de la percepción de la sed.

Los colutorios suelen tener efecto por un corto plazo (3 horas), siendo los de clorhexidina y Listerine los más duraderos (hasta 6 horas) por sus propiedades antisépticas y antimicrobianas.

Si a pesar de haber tomado las medidas indicadas persiste el mal aliento, consulte con su médico.

Erika Torres Guerrero

Residente MFyC

Fuente de información: Práctica clínica. Halitosis: diagnóstico y tratamiento en Atención Primaria . J. Fernández Amézaga, R. Rosanes González . Especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. C.S. Coronel de Palma. Móstoles. Madrid

La sarna con gusto… también pica

La escabiosis o sarna es una infestación por el ácaro Sarcoptes scabiei var. hominis. Se trata de una ectoparasitosis relativamente frecuente que se contagia por contacto directo de piel con piel y, a veces, a través de fómites (sábanas, toallas y ropas). En algunos casos se puede adquirir por contacto con animales infestados, sobre todo perros (S. scabiei var. canis).
captura de pantalla 2019-01-20 a las 21.59.26

El periodo de incubación de la sarna es de 1 a 3 semanas. Las hembras del parásito son capaces de poner entre 10 y 40 huevos que maduran en 1 semana. Los ácaros alcanzan el estadio adulto en 3 semanas y son capaces de reiniciar el ciclo.

Cycle parasitaire de la gale. Currie BJ et al. N. Engl. J. Med. 2010; 362(8):

El síntoma fundamental es el prurito (PICOR) de predominio nocturno que suele afectar a varios miembros de una familia.

Las lesiones patognomónicas son el surco y la pápula acarina. El primero consiste en una elevación lineal de la piel de pocos milímetros de longitud que corresponde al túnel subcórneo excavado por la hembra del ácaro, capaz de desplazarse unos 5 mm cada día. Al final del mismo existe una pápula o vesícula de 2-3 mm de diámetro, donde está el parásito.

image

A veces también existen pequeños nódulos eritematosos, infiltrados al tacto, preferentemente en el pene y en el escroto, e incluso ampollas. Las lesiones están enmascaradas por excoriaciones en muchos casos.

Las zonas afectadas son los espacios interdigitales de las manos, la superficie de
flexión de las muñecas, los glúteos, la zona genital y la areola mamaria.

TRATAMIENTO

– Las personas que conviven en su MISMA CASA y sus CONTACTO ÍNTIMOS («piel con piel»), a pesar de estar asintomáticos.
– Se aplicará una capa fina de escabicida en toda la superficie cutánea, desde el cuello hasta las palmas y plantas, con especial énfasis en los espacios interdigitales, muñecas, codos, axilas, mamas, glúteos, zona periumbilical y genitales.

– PERMETRINA: actúa sobre las membranas de las células nerviosas, retrasando la polarización y provocando la parálisis y la muerte del parásito. La absorción sistémica es lenta e inferior al 2 % de la dosis aplicada sobre la piel, siendo el estrato córneo la principal barrera limitante.

LA ROPA hay que guardarla en una bolsa cerrada durante 9-10 días (el parásito es capaz de sobrevivir fuera de la piel más de 4 días).

Carmen Marcos

Residente MFyC

Fuentes:

https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/escabiosis.pdf
https://www.pediatriaintegral.es/numeros-anteriores/publicacion-2012-05/sarna-pediculosis-y-picaduras-de-insectos/

He perdido un ser querido. El duelo.

EL PROCESO DE DUELO

A lo largo de nuestra vida todos sufrimos en algún momento sentimientos de pérdida que pueden aflorar ante diversas circunstancias: fracasos a nivel laboral, pérdida de un bien material, una ruptura de pareja… aquellos considerados más traumáticos son los relacionados con la pérdida de salud como el diagnóstico de una enfermedad incapacitante, grave o terminal o el fallecimiento de una persona cercana.

8f430d936fd0991aa1f410f4c674b7f7

¿Cómo nos sentimos ante estas situaciones?
El duelo es la respuesta personal y subjetiva de cada persona para afrontar una pérdida tratándose de un proceso de asimilación y supervivencia emocional para retomar el sentido de la vida. Son situaciones adversas que generan un gran sentimiento traumático y que se acentúa más si se producen de forma repentina.

Los sentimientos de cada persona afloran de una forma diferente. La personalidad, la capacidad para expresar los sentimientos, la red de apoyo social de una persona y el tipo de pérdida son algunos de los factores que determinan cómo cada persona afronta el duelo y qué sentimientos experimenta. Aparecen emociones muy intensas como soledad, desesperación, impotencia, abandono… En otros casos ira, resentimiento y rencor.

Las 5 etapas del duelo:
Al experimentar una pérdida importante las personas comúnmente pasan por este proceso de asimilación llamado duelo. Éste ha sido ampliamente estudiado durante años, determinando que se compone de cinco etapas definidas por la manifestación de una serie de sentimientos. Las etapas se producen en la mayoría de las personas pero no tienen por qué darse todas ni en el mismo orden.

Primera etapa (NEGACIÓN): al recibir la noticia de la pérdida, las personas experimentan un sentimiento de negación de lo sucedido. Se trata de un mecanismo de defensa que busca amortiguar el shock que supone la nueva realidad.

Segunda etapa (IRA): somos conscientes de lo sucedido y comenzamos a experimentar rabia, ira y rencor en mayor o menor medida hacia las personas de nuestro entorno, la situación o nosotros mismos. Es una búsqueda inconsciente de un por qué o de un culpable.

Tercera etapa (NEGOCIACIÓN): buscamos formas de apaciguar el dolor cambiando actitudes y hábitos.

Cuarta etapa (DEPRESIÓN): comenzamos a ser realmente consciente de los hechos y dado que los estados anteriores no nos han aportado ninguna solución real, nos sumimos en un estado depresivo en el que se tiende al aislamiento social. Es la etapa más larga del proceso y en la que debemos buscar más apoyo y exteriorizar nuestros sentimientos.

Quinta fase (ACEPTACIÓN): comienza la asimilación de la pérdida. Miramos atrás y recordamos aquello que hemos perdido pero también comenzamos a realizar planes de futuro y somos conscientes de que nuestra vida continúa sin esa persona. Finalmente recordaremos aquello que hemos perdido con el cariño que sentíamos entonces y desaparecerán los sentimientos de dolor.

¿Cómo actuar ante una situación de duelo personal o de alguien cercano?
Lo más importante es entender este proceso como algo completamente normal. Todo cambio en nuestras vidas requiere un proceso de adaptación y aceptación de esta nueva situación. De una duración más o menos variable y de una forma más o menos manifiesta, todos experimentamos los mismos sentimientos de dolor y desolación ante una pérdida importante. Debemos, durante este proceso, buscar el apoyo de las personas más cercanas y ser capaces de expresar nuestros sentimientos, realizar actividades que nos gusten.

¿Cuándo debería buscar ayuda?
El personal sanitario puede ser un pilar importante a la hora de superar el duelo. Desde atención primaria se puede realizar un seguimiento estrecho del proceso de duelo de la persona para conseguir que nos transmita cómo se encuentra ante dicha situación y ofrecerle la ayuda que precise.

Además, aunque todo lo que hemos comentado anteriormente es normal, algunos síntomas pueden poner de manifiesto un duelo no normal o con rasgos patológicos. Estos casos deberían hacernos solicitar ayuda de una persona cercana y/o de un profesional sanitario:

  • Intenso sentimiento de culpa.
  • Pensamientos de suicidio.
  • Desesperación extrema.
  • Inquietud o depresión prolongadas.
  • Ira incontrolada.
  • Abuso de sustancias.
  • Dificultades continuadas de funcionamiento que le incapacitan conservar el trabajo o realizar las tareas domésticas.

Lucía Molinero

Residente MFyC

Fuentes:
https://www.apa.org/centrodeapoyo/duelo.aspx
Neimeyer RA. Aprender de la pérdida. Una guía para afrontar el duelo. https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/36917571/Neimeyer_Aprender_de_la_Perdida_el_duelo.pdf?AWSAccessKeyId=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A&Expires=1542054217&Signature=cdnaVjgoZtXaB%2FxXwPZUNp01%2BEU%3D&response-contentdisposition=inline%3B%20filename%3DAPRENDER_DE_LA_PERDIDA._Una_guia_para_af.pdf
A %d blogueros les gusta esto: