Centro de Salud Montequinto

Centro de Salud Montequinto
Av. Los Pinos, SN
Dos Hermanas (Sevilla)
Tel.: 955 928 650/51

Ver mapa

Horario de apertura:

CONSULTAS
Lunes a Jueves de 8:00 a 20:00 h.
Viernes de 8:00 a 17:00 h.

URGENCIAS
Lunes a jueves de 20:00 a 8:00 h. y
Viernes de 17:00 a 8:00 h.
Sábados y domingos: 24 h.

Siempre que acuda al centro traiga consigo la Tarjeta Sanitaria

Pida cita telefónica a través de Salud Responde (902 50 50 60) o por Internet (InterSAS)

Cita On Line

TELÉFONOS DE INTERÉS

Unidad de Gestión Clínica Montequinto
955 92 86 50/51

Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla
955 01 92 00

Emergencias Sanitarias
061

Urgencias Sanitarias
902 505 061

Salud Responde
902 505 060

Emergencias
112

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 398 seguidores

Anuncios

Tendinitis de Quervain

Doctor, me duele la muñeca: tendinitis de Quervain

En este artículo vamos a repasar un dolor de muñeca que es bastante frecuente entre la población, y que se denomina tendinitis de Quervain.

Se trata de una inflamación de dos tendones que forman parte del dedo pulgar de la mano: el abductor largo y el extensor corto.

Aunque a veces se ha intentado establecer una relación entre el puesto ocupacional de una persona y el riesgo de padecer dicha inflamación, la verdad es que aún no se ha encontrado. Lo que sí se ha visto en múltiples estudios realizados con el fin de encontrar relaciones con este tipo de tendinitis es que es más frecuente en mujeres que en hombres, a partir de 40 años y en la raza negra. ¡Ojo! Eso no quiere decir que un hombre, de raza blanca y de unos 32 años no pueda padecerla: sólo que es menos frecuente.

La tendinitis de Quervain puede aparecer a raíz de un traumatismo previo sobre la región de la muñeca o, simplemente, puede aparecer un buen día sin causa alguna, con una intensidad de dolor variable.

Respecto a los síntomas que produce la tendinitis de Quervain hemos de decir que se trata de un dolor que aparece en la cara radial de la muñeca que se desencadena con los movimientos del pulgar y con la movilización de la muñeca, conllevando una disminución de la funcionalidad de la misma. El grado de limitación es muy variable: desde simple molestias hasta fuertes dolores que puedan suponer una limitación de la independencia de una persona.

Para diagnosticar este patología no hace falta realizar ninguna prueba de imagen. Simplemente una correcta exploración clínica: dolor a la extensión contrarresistencia del pulgar y una maniobra modificada de Finkelstein positiva: dolor a la movilización de la muñeca en dirección cubital con el pulgar sobre la palma de la mano y ésta cerrada.

DE QUERVAIN

Maniobra modificada de Finkelstein

Respecto al tratamiento, podemos decir que hay tres escalones:

1º Antiinflamatorios (ibuprofeno, naproxeno, dexketoprofeno) + reposo funcional de la muñeca + uso de férula + ejercicios rehabilitación

DE QUERVAIN RHB

Ejercicios de REHABILITACIÓN

tendinitis-de-de-quervain

Férula

2º Añadir sobre lo anterior una infiltración local de un corticoide junto a un anestésico

3º Cirugía

Álvaro Delgado Osuna

Residente MFyC

Anuncios

Tengo mal aliento: La halitosis

La halitosis es un síntoma bastante frecuente, siendo en ocasiones uno de los motivos de consulta, y en otras detectándose durante la exploración del paciente por otra causa.   Se define por olor desagradable procedente del aliento de una persona y tiene múltiples causas.

Aproximadamente 1 de cada 3 adultos mayores de 60 años padecen o han padecido en algún momento de su vida halitosis, no siendo conscientes de ello hasta en el 60% de los casos hasta que son informados por otras personas. Los varones suelen tener un grado de halitosis mayor que las mujeres.

halitosis¿De dónde procede el mal olor?

En la cavidad oral, surcos gingivales y sobre todo en la lengua, la cual presenta una superficie extensa y papilada, viven millones de bacterias que digieren los restos de alimentos que se quedan almacenados en estas zonas produciendo deshechos, llamados compuestos volátiles de sulfuro, causantes hasta en el 90% de los casos del mal olor oral.

Una mala calidad de la saliva también influye en el aumento del olor desagradable en la cavidad oral, ya que posee una acción lubricante y antibacteriana que mantiene controlada a la flora anaerobia (su incremento causa patologías bucondentales).

Tipos de halitosis

  • Halitosis fisiológica: no existe una enfermedad de base que la provoque.
  • Halitosis patológica: causada por enfermedades de la cavidad oral o extraorales.
  • Pseudohalitosis y halitofobia: por trastornos de origen psiquiátrico.

La halitosis fisiológica depende de varios factores orales que la determinan:

  • Edad: a mayor edad peor aliento, por los cambios en las glándulas salivales y disminución de la calidad de la saliva.
  • Saliva: a menor flujo mayor intensidad del aliento, por aumento de sobrecrecimiento bacteriano.
  • Aliento matutino: aumento de la cantidad de bacterias patológicas por estancamiento salival durante la noche.
  • Tabaco: proporciona un olor muy característico y duradero en la cavidad oral, en ocasiones enmascara la halitosis.
  • Hambre: El ayuno y las dietas hipocalóricas aumentan el nivel de halitosis.
  • Comida: Metabolitos de algunos alimentos, tales como la cebolla, ajo, carne, alcohol, se excretan tras la digestión por los pulmones ofreciendo un olor característico al aliento.

En la halitosis patológica juegan un papel fundamental las enfermedades de la cavidad oral, por ejemplo, la periodontitis, estomatitis, caries, abscesos dentarios, candidiasis, faringitis, tumores, fármacos (anticolinérgicos, fenotiacidas, antianginosos, antihipertensivos, antidepresivos, entre otros) y las enfermedades extraorales, tales como la sinusitis, cuerpo extraño nasal, anomalías craneofaciales, enfermedades digestivas, respiratorias, neurológicas, sistémicas.

La halitosis psicosomática o pseudohalitosis ocurre cuando el paciente percibe un mal aliento sin confirmarse por otros individuos ni en las pruebas diagnósticas, suele darse en personas tendentes a la autoobservación e introversión. Por otro lado, la halitofobia representa un miedo exagerado a tener un mal aliento, lo que provoca lavados bucales frecuentes, aislamiento social y laboral, procedimientos dentales innecesarios.

Para el diagnóstico de la halitosis se recoge la historia clínica indagando sobre el tipo de alimentación, hábitos tóxicos, tiempo de evolución, enfermedades previas, grado de higiene dental. Existen varias pruebas y maniobras para confirmar la halitosis (olor de aliento nasal y oral alternativamente, test de la cuchara, goteo postnasal, olor de la dentadura, entre otros)

¿Qué puedo hacer para mejorar mi aliento?

Podemos influir sobre algunos de los factores que influyen en la halitosis fisiológica. El PRINCIPAL MÉTODO ES LA HIGIENE DENTAL y saneamiento de las piezas dentarias. El uso del hilo dental al menos una vez al día y colutorios asociado al cepillado diario incluyendo el dorso lingual y paladar al menos 2 veces al día con pasta fluorada garantiza una higiene bucal óptima. No olvidar limpiar las piezas protésicas extraíbles.

La dieta rica en verduras y baja en carnes rojas reduce la halitosis, lo mismo ocurre si prescindimos del tabaco y cafeína.

Beber abundante agua para fluidificar la saliva y mejorar su calidad, especialmente en pacientes ancianos con disminución de la percepción de la sed.

Los colutorios suelen tener efecto por un corto plazo (3 horas), siendo los de clorhexidina y Listerine los más duraderos (hasta 6 horas) por sus propiedades antisépticas y antimicrobianas.

Si a pesar de haber tomado las medidas indicadas persiste el mal aliento, consulte con su médico.

Erika Torres Guerrero

Residente MFyC

Fuente de información: Práctica clínica. Halitosis: diagnóstico y tratamiento en Atención Primaria . J. Fernández Amézaga, R. Rosanes González . Especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. C.S. Coronel de Palma. Móstoles. Madrid

La sarna con gusto… también pica

La escabiosis o sarna es una infestación por el ácaro Sarcoptes scabiei var. hominis. Se trata de una ectoparasitosis relativamente frecuente que se contagia por contacto directo de piel con piel y, a veces, a través de fómites (sábanas, toallas y ropas). En algunos casos se puede adquirir por contacto con animales infestados, sobre todo perros (S. scabiei var. canis).
captura de pantalla 2019-01-20 a las 21.59.26

El periodo de incubación de la sarna es de 1 a 3 semanas. Las hembras del parásito son capaces de poner entre 10 y 40 huevos que maduran en 1 semana. Los ácaros alcanzan el estadio adulto en 3 semanas y son capaces de reiniciar el ciclo.

Cycle parasitaire de la gale. Currie BJ et al. N. Engl. J. Med. 2010; 362(8):

El síntoma fundamental es el prurito (PICOR) de predominio nocturno que suele afectar a varios miembros de una familia.

Las lesiones patognomónicas son el surco y la pápula acarina. El primero consiste en una elevación lineal de la piel de pocos milímetros de longitud que corresponde al túnel subcórneo excavado por la hembra del ácaro, capaz de desplazarse unos 5 mm cada día. Al final del mismo existe una pápula o vesícula de 2-3 mm de diámetro, donde está el parásito.

image

A veces también existen pequeños nódulos eritematosos, infiltrados al tacto, preferentemente en el pene y en el escroto, e incluso ampollas. Las lesiones están enmascaradas por excoriaciones en muchos casos.

Las zonas afectadas son los espacios interdigitales de las manos, la superficie de
flexión de las muñecas, los glúteos, la zona genital y la areola mamaria.

TRATAMIENTO

– Las personas que conviven en su MISMA CASA y sus CONTACTO ÍNTIMOS («piel con piel»), a pesar de estar asintomáticos.
– Se aplicará una capa fina de escabicida en toda la superficie cutánea, desde el cuello hasta las palmas y plantas, con especial énfasis en los espacios interdigitales, muñecas, codos, axilas, mamas, glúteos, zona periumbilical y genitales.

– PERMETRINA: actúa sobre las membranas de las células nerviosas, retrasando la polarización y provocando la parálisis y la muerte del parásito. La absorción sistémica es lenta e inferior al 2 % de la dosis aplicada sobre la piel, siendo el estrato córneo la principal barrera limitante.

LA ROPA hay que guardarla en una bolsa cerrada durante 9-10 días (el parásito es capaz de sobrevivir fuera de la piel más de 4 días).

Carmen Marcos

Residente MFyC

Fuentes:

https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/escabiosis.pdf
https://www.pediatriaintegral.es/numeros-anteriores/publicacion-2012-05/sarna-pediculosis-y-picaduras-de-insectos/

He perdido un ser querido. El duelo.

EL PROCESO DE DUELO

A lo largo de nuestra vida todos sufrimos en algún momento sentimientos de pérdida que pueden aflorar ante diversas circunstancias: fracasos a nivel laboral, pérdida de un bien material, una ruptura de pareja… aquellos considerados más traumáticos son los relacionados con la pérdida de salud como el diagnóstico de una enfermedad incapacitante, grave o terminal o el fallecimiento de una persona cercana.

8f430d936fd0991aa1f410f4c674b7f7

¿Cómo nos sentimos ante estas situaciones?
El duelo es la respuesta personal y subjetiva de cada persona para afrontar una pérdida tratándose de un proceso de asimilación y supervivencia emocional para retomar el sentido de la vida. Son situaciones adversas que generan un gran sentimiento traumático y que se acentúa más si se producen de forma repentina.

Los sentimientos de cada persona afloran de una forma diferente. La personalidad, la capacidad para expresar los sentimientos, la red de apoyo social de una persona y el tipo de pérdida son algunos de los factores que determinan cómo cada persona afronta el duelo y qué sentimientos experimenta. Aparecen emociones muy intensas como soledad, desesperación, impotencia, abandono… En otros casos ira, resentimiento y rencor.

Las 5 etapas del duelo:
Al experimentar una pérdida importante las personas comúnmente pasan por este proceso de asimilación llamado duelo. Éste ha sido ampliamente estudiado durante años, determinando que se compone de cinco etapas definidas por la manifestación de una serie de sentimientos. Las etapas se producen en la mayoría de las personas pero no tienen por qué darse todas ni en el mismo orden.

Primera etapa (NEGACIÓN): al recibir la noticia de la pérdida, las personas experimentan un sentimiento de negación de lo sucedido. Se trata de un mecanismo de defensa que busca amortiguar el shock que supone la nueva realidad.

Segunda etapa (IRA): somos conscientes de lo sucedido y comenzamos a experimentar rabia, ira y rencor en mayor o menor medida hacia las personas de nuestro entorno, la situación o nosotros mismos. Es una búsqueda inconsciente de un por qué o de un culpable.

Tercera etapa (NEGOCIACIÓN): buscamos formas de apaciguar el dolor cambiando actitudes y hábitos.

Cuarta etapa (DEPRESIÓN): comenzamos a ser realmente consciente de los hechos y dado que los estados anteriores no nos han aportado ninguna solución real, nos sumimos en un estado depresivo en el que se tiende al aislamiento social. Es la etapa más larga del proceso y en la que debemos buscar más apoyo y exteriorizar nuestros sentimientos.

Quinta fase (ACEPTACIÓN): comienza la asimilación de la pérdida. Miramos atrás y recordamos aquello que hemos perdido pero también comenzamos a realizar planes de futuro y somos conscientes de que nuestra vida continúa sin esa persona. Finalmente recordaremos aquello que hemos perdido con el cariño que sentíamos entonces y desaparecerán los sentimientos de dolor.

¿Cómo actuar ante una situación de duelo personal o de alguien cercano?
Lo más importante es entender este proceso como algo completamente normal. Todo cambio en nuestras vidas requiere un proceso de adaptación y aceptación de esta nueva situación. De una duración más o menos variable y de una forma más o menos manifiesta, todos experimentamos los mismos sentimientos de dolor y desolación ante una pérdida importante. Debemos, durante este proceso, buscar el apoyo de las personas más cercanas y ser capaces de expresar nuestros sentimientos, realizar actividades que nos gusten.

¿Cuándo debería buscar ayuda?
El personal sanitario puede ser un pilar importante a la hora de superar el duelo. Desde atención primaria se puede realizar un seguimiento estrecho del proceso de duelo de la persona para conseguir que nos transmita cómo se encuentra ante dicha situación y ofrecerle la ayuda que precise.

Además, aunque todo lo que hemos comentado anteriormente es normal, algunos síntomas pueden poner de manifiesto un duelo no normal o con rasgos patológicos. Estos casos deberían hacernos solicitar ayuda de una persona cercana y/o de un profesional sanitario:

  • Intenso sentimiento de culpa.
  • Pensamientos de suicidio.
  • Desesperación extrema.
  • Inquietud o depresión prolongadas.
  • Ira incontrolada.
  • Abuso de sustancias.
  • Dificultades continuadas de funcionamiento que le incapacitan conservar el trabajo o realizar las tareas domésticas.

Lucía Molinero

Residente MFyC

Fuentes:
https://www.apa.org/centrodeapoyo/duelo.aspx
Neimeyer RA. Aprender de la pérdida. Una guía para afrontar el duelo. https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/36917571/Neimeyer_Aprender_de_la_Perdida_el_duelo.pdf?AWSAccessKeyId=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A&Expires=1542054217&Signature=cdnaVjgoZtXaB%2FxXwPZUNp01%2BEU%3D&response-contentdisposition=inline%3B%20filename%3DAPRENDER_DE_LA_PERDIDA._Una_guia_para_af.pdf

Doctor, me ha salido colesterol

El colesterol es una sustancia de la sangre y de la bilis, que contiene grasa natural y se adhiere a todas las células del organismo. Está presente en todo el sistema sanguíneo, y es el mismo cuerpo el que se encarga de producirla, ya que nos ayuda a digerir correctamente los alimentos, a producir vitamina D y las hormonas.

El colesterol se produce de manera innata en el organismo, aunque la gran parte de él nace en el hígado. La dieta alimenticia es un importante indicador de los niveles de la sustancia. Un aumento de este se debe al consumo excesivo de grasas, lo cual daña las células sanguíneas pues hace que se peguen en la sangre, provocando diferentes problemas arteriales, cardíacos y hepáticos. Este problema se conoce como arterioesclerosis.

¿De dónde procede el colesterol que tenemos en sangre?

Sólo 1/3 del colesterol procede de la dieta: COLESTEROL EXÓXENO

Los otros 2/3 del colesterol los genera el HÍGADO/AC BILIARES: COLESTEROL ENDÓGENO

TIPOS DE COLESTEROL:

La sangre conduce el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan y lo hace uniéndose a partículas llamadas lipoproteínas.

Existen dos tipos de lipoproteínas:

  • De baja densidad (LDL): se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas la células de nuestro organismo.
  • De alta densidad (HDL): recogen el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado para su almacenamiento o excreción al exterior a través de la bilis.

Según esta interacción podemos hablar de dos tipos de colesterol:

  • COLESTEROL “MALO”: el colesterol al unirse a la partícula LDL se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma.
  • COLESTEROL “BUENO”: el colesterol al unirse a la partícula HDL transporta el exceso de colesterol de nuevo al hígado para que sea destruido.
Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento originando la arterosclerosis.

¿CUÁLES SON LOS NIVELES DE COLESTEROL QUE DEBEN PREOCUPARME?

Depende. Son diferentes en cada persona. La cifra aceptable de colesterol depende de otras circunstancias la edad y el sexo de la persona y de si padecen otros factores de riesgo cardiovascular: Diabetes, tabaquismo, hipertensión. Si sumando todos los datos, el riesgo es alto, es importante controlar al máximo todos esos factores para disminuirlo. Pero, sin olvidar, que medidas como abandonar el tabaco con mucho más útiles para la salud que bajar la cifra de colesterol.

QUÉ TENER EN CUENTA:

  • Dietas ricas en carnes, lácteos, chocolate y grasas saturadas (comida frita) aumentan sus niveles.
  • Vida sedentaria, por eso es recomendable hacer por los menos 30 minutos de deporte diario.
  • Tabaco
  • Genética: la genética juega en nuestra contra cuando se trata de lípidos como el colesterol, el aumento del mismo puede ser hereditario; además se puede profundizar por el consumo de ciertos medicamentos.
  • La edad es un factor importante en el aumento de colesterol, sobretodo en el malo. Mujeres en edad de menopausia y varones de > 50 años, tienden a aumentar los niveles.

mala-alimentacion

Una vez diagnosticada la dislipemia, si la dieta y el ejercicio físico no consiguen rebajar los niveles por si solos y sólo si, en su caso concreto, bajar el colesterol le aporta una disminución de su riesgo de sufrir enfermedades, el médico optará por un tratamiento con fármacos. La elección de los fármacos depende de la anomalía dominante: elevación del LDL (colesterol malo); elevación de los triglicéridos; o niveles elevados en ambos casos.

Nunca se deben suspender la dieta ni los fármacos hasta que el médico lo indique.

FUENTES:
https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html

https://www.colesterol.top/

Carmen Marcos

Residente MFyC

Tipos y uso de inhaladores

Su médico le ha recetado un inhalador. Aunque su médico le haya explicado cómo usarlo, es posible que no sepa exactamente cómo hacerlo. O quizás lleva ya mucho tiempo usándolos, pero no está seguro de estar haciéndolo bien. ¿Qué era lo que había que hacer primero? ¿Cómo he de colocar el dispositivo? ¿Qué es un puff?… Por todas estas razones hemos creado una guía rápida de uso de inhaladores, que le permitirá saber los pasos básicos a seguir según el tipo de dispositivo que vaya a utilizar.

En primer lugar, ¿por qué un inhalador? ¿Por qué no una pastilla? La vía inhalatoria, al contrario que la oral, nos permite depositar el fármaco exclusivamente en el lugar en el que queremos que se produzca su efecto, que son las vías respiratorias. Además, de esta forma podemos conseguir el efecto deseado con una dosis menor de la que haría falta si el fármaco se tomara por vía oral (se perdería parte de la dosis al ser procesado por nuestro organismo). Al saltarnos este paso conseguimos una acción más rápida y menos efectos secundarios, pues el producto no actúa en más sitios que en los que deseamos.

El principal problema que nos plantea esta vía es conseguir una buena técnica de inhalación, pero para eso hemos creado esta entrada. La técnica depende del tipo de inhalador que vayamos a utilizar, y existen tres tipos básicos, según el sistema que utilicen para liberar la medicación:

ICP (Inhaladores de cartucho presurizado)

1

Los ICP son dispositivos que llevan el fármaco introducido en un cartucho presurizado. Cada vez que se presiona el cartucho, se libera una dosis fija a presión. Por tanto, no es necesario aspirar con fuerza, sino que debe hacerse SUAVE Y LENTAMENTE para evitar que el producto se quede impactado en nuestra boca.

Existen dos tipos distintos comercializados en España (convencionales y de partículas extrafinas), pero la forma de uso es prácticamente idéntica (solo se diferencian en un paso que explicaremos a continuación). Para usar un ICP debe:

  • Lavarse bien las manos.
  • Colocarse incorporado, ya sea sentado o de pie.
  • Quitar la tapa del inhalador.
  • Sujetarlo con el índice en la parte superior y el pulgar debajo, formando una L, con la boquilla en la parte inferior.
  • Mantenerlo vertical.
  • Agitarlo suavemente (salvo en las marcas MODULITE y ALVESCO, que no necesitan ser agitados).
  • Vaciar el aire de los pulmones completamente, de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, sellándola con los labios y tratando de no tapar la boquilla con la lengua.
  • Iniciar la inspiración de forma SUAVE Y LENTA, y justo DESPUÉS presionar la parte sobresaliente del cartucho mientras se sigue inspirando (la liberación de la dosis cuando pulsamos el cartucho es lo que llamamos “PUFF”, pues es el sonido que escuchamos).
  • Continuar inspirando hasta llenar pulmones.
  • Retirar el inhalador de la boca, y aguantar la respiración durante unos 10 segundos aproximadamente.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Esperar en torno a 30 segundos para repetir todo el ciclo si se debe hacer otra inhalación más.
  • Tapar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua SIN tragársela.

Si su uso es demasiado complicado, se puede emplear una cámara de inhalación.

CÁMARA DE INHALACIÓN

2

Es un dispositivo en el que se coloca el inhalador y que nos permite una mayor comodidad de uso, pues con ellos no es necesario coordinar la respiración con la activación del inhalador, y además disminuye la cantidad de producto que se queda en la boca. También conseguimos que llegue más cantidad de fármaco a las vías respiratorias más finas. Para usar un inhalador de cartucho presurizado con cámara de inhalación deberemos seguir los siguientes pasos:

  • Lavarse las manos
  • Colocarse incorporado, ya sea sentado o de pie.
  • Quitar la tapa del inhalador.
  • Agitar (NO si es MODULITE o ALVESCO)
  • Mantener el inhalador en posición vertical y acoplarlo a la cámara por la parte posterior.
  • Retirar el tapón de la boquilla de la cámara.
  • Vaciar todo el aire de los pulmones de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla de la cámara entre los labios y los dientes, englobándola con los labios y evitando que la lengua obstruya la apertura de la boquilla.
  • Pulsar UNA vez el dispositivo.
  • Realizar una inspiración profunda de forma LENTA y SUAVE.
  • Aguantar la respiración durante unos 10 segundos.

**Alternativa: si le cuesta aguantar la respiración o hacer una inspiración profunda, puede sustituir este paso por 5 inspiraciones normales SIN soltar la boquilla de la cámara.

  • Retirar la cámara de la boca.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Si debe realizar una inhalación adicional deberá esperar 30 segundos y después repetir el ciclo desde el paso 7.
  • Separar el inhalador de la cámara.
  • Tapar el inhalador.
  • Tapar la cámara.
  • Enjuagarse la boca con agua sin tragársela.
  • Limpiar la cámara.

INHALADOR DE NIEBLA FINA (RESPIMAT)

3

Estos inhaladores llevan la medicación disuelta dentro de un cartucho, y la liberan lentamente en forma de nube. Su modo de uso es muy similar al de los inhaladores de cartucho presurizado:

  • Lavarse bien las manos.
  • Posicionarse incorporado, tanto sentado como de pie.
  • Colocar el dispositivo en posición vertical, con la boquilla en la parte superior y con la TAPA CERRADA.
  • Girar la base MEDIA VUELTA en el sentido que marcan las flechas hasta oír un CLIC.
  • Abrir la tapa.
  • Vaciar completamente el aire de los pulmones, de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, evitando obstruirla con la lengua, y con cuidado de NO CUBRIR las válvulas de aire laterales.
  • Iniciar la inspiración de forma LENTA y SUAVE, y justo después pulsar el botón.
  • Llenar los pulmones completamente.
  • Retirar el inhalador de la boca.
  • Aguantar la respiración durante 10 segundos.
  • Expulsar el aire lentamente.
  • Si se debe realizar una nueva inhalación, esperar 30 segundos, tapar el dispositivo y repetir el ciclo.
  • Tapar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua SIN tragársela.

INHALADORES DE POLVO SECO

4

Estos dispositivos liberan el fármaco en forma de polvo, sin ninguna presión, por lo que para usarlos deberemos realizar una inhalación PROFUNDA Y POTENTE, pues de otra forma el fármaco no llegará a su sitio de acción. Existen muchas variedades, que se diferencian sobre todo en el sistema de carga de la medicación, pero la técnica inhalatoria es la misma en todos ellos.

IPS UNIDOSIS (HANDIHALER, BREEZHALER)

El medicamento va en cápsulas que deben cargarse en el inhalador antes de cada inhalación.

IPS MULTIDOSIS (TURBUHALER, ACCUHALER, GENUAIR, NEXTHALER, EASYHALER, TWISTHALER, NOVOLIZER, ELLIPTA, SPIROMAX, FORSPIRO)

Su diseño permite múltiples inhalaciones sin necesidad de cargar el dispositivo cada vez que se va a usar.

La técnica de inhalación es la siguiente:

  • Lavarse bien las manos.
  • Colocarse incorporado.
  • Quitar la tapa de la boquilla del inhalador.
  • Cargar el inhalador según las especificaciones de fábrica (puede consultar el sistema de carga según la marca en las instrucciones incluidas con el dispositivo, o en el siguiente enlace: ffis.es/inhaladores/5_inhaladores_de_polvo_seco_dpi.html).
  • Pulsar el botón o botones y SOLTAR, pues no hacerlo impide la salida del fármaco. Tener cuidado de no tapar aperturas ni ventanas laterales a la hora de sujetarlo.
  • Vaciar todo el aire de los pulmones de forma lenta y profunda.
  • Colocar la boquilla entre los labios y los dientes, evitando que la lengua obstruya la salida.
  • Inspirar desde el principio ENÉRGICA y PROFUNDAMENTE hasta llenar los pulmones.
  • Retirar el inhalador de la boca.
  • Si se cree que la inhalación no ha sido completa, o comprobamos que la cápsula no está vacía, repetir desde paso 6.
  • Retirar la cápsula vacía.
  • Cerrar el inhalador.
  • Enjuagarse la boca con agua sin tragársela.

Y siguiendo estos sencillos pasos seremos capaces de utilizar correctamente la gran mayoría de dispositivos de inhalación presentes en el mercado. Si a pesar de todo sigue teniendo dudas al respecto, le recomendamos que pida una cita y pregunte a su médico de familia, quien resolverá todas sus dudas, y le ayudará a conseguir la técnica correcta para el modelo que usted usa.

Yeray Mengual

Residente MFyC

La importancia del etiquetado en alimentos

imagen1

¿Cuántos de nosotros no nos hemos visto alguna vez en la tentación de parar el coche al ver ese puesto de patatas o melones montado en el arcén? “¡Qué pinta! ¡Y qué precios! ¡Vaya melones! Esto sí que es natural y no tiene productos químicos”

Todos hemos vivido situaciones similares, y si no lo hemos llegado a hacer, al menos nos lo hemos planteado. Y es aquí donde quiero incidir en esta ocasión: en la compra de productos alimentarios que probablemente no tienen los controles de calidad oportunos.

Recientemente he tenido la oportunidad de conocer más de cerca el mundo de los controles de calidad a productos alimentarios, de todo el personal que está detrás de ello, y no os lo vais a creer: biólogos, veterinarios, farmacéuticos, químicos, epidemiólogos, médicos… Gracias al trabajo de todos ellos (valoración, elaboración de un plan de control, vigilancia de cumplimiento) toda la población puede estar totalmente tranquila de que lo que día a día compran en los distintos establecimientos han pasado el visto bueno de las autoridades sanitarias y no es perjudicial para la salud.

Como os iba diciendo, una de las formas de conocer todo lo relacionado con la vigilancia de productos alimentarios ha sido el visitar una empresa de arroz conocida: desde que el producto entra en su forma natural en la fábrica hasta que sale debidamente empaquetado, pasando por todos los controles que sufre el producto hasta asegurar que lo que se va a vender no produce ningún riesgo para la salud. Y lo que da miedo de verdad es la gran cantidad de inspecciones semanales que recibe esta empresa para vigilar y controlar que todo el procesamiento que recibe el producto cumpla la normativa vigente y sea apto para la salud humana.

Pues dicho esto, me gustaría que todos nos concienciáramos de la importancia de adquirir productos que han sido correctamente catalogados como apropiados para su consumo.

¿Y cómo hacemos eso? Muy fácil: todo producto apto para el consumo tiene que llevar un etiquetado homologado por la Unión Europea. Da igual que lo compres en el bazar, en el supermercado o hipermercado, en la tienda de tu vecina… da igual que sea ecológico o no ecológico: si tiene la etiqueta correspondiente es apto para el consumo.

¿Y por qué la importancia del etiquetado? Porque muchas veces, desgraciadamente, se intenta obtener un beneficio económico a expensar de cometer un delito contra la salud pública: vender carne o pescado que no ha estado correctamente conservado o que proceden de animales enfermos, vender hortalizas que han sido regadas con aguas fecales o vender fruta a la que se le han aplicado productos químicos de forma inapropiada.

Como veis, todo ello puede poner en grave peligro la salud de una persona al intoxicarse bien con microorganismos o con productos químicos industriales.

Por tanto, muchas veces los dichos populares tienen razón: “la barato sale dos veces caro”, y más vale gastarse algo más de dinero en comprar algo que están asegurando que no hace daño a comprar algo que puede comprometer seriamente la vida.

Por último, comparto con vosotros la dirección web de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición para que leáis algo más de vuestro interés relacionado con este tema: http://eletiquetadocuentamucho.aecosan.msssi.gob.es/

Álvaro Delgado

Residente MFyC

@csmontequinto

A %d blogueros les gusta esto: